image for ¡No te cases!… con el hombre incorrecto

¡No te cases!… con el hombre incorrecto

Llevas un tiempo con tu novio y luego de muchas consideraciones, al parecer sólo queda dar el próximo paso y llevar su relación al altar. Pero antes de jurar amor eterno, ¿te has preguntado si es este realmente el hombre con el que quieres pasar el resto de tus días?

Ten en cuenta estas características que te sugieren que puede que esta no sea la persona correcta para ti:

No te sientes atraída completamente: Todas sabemos que nuestras parejas no necesariamente tienen que ser tan extraordinariamente guapos como Chayanne, Brad Pitt o Mario López. Sin embargo, es importante que tu chico sea atractivo ante tus ojos tanto en el interior como en el exterior. Si no le encuentras nada llamativo o lo comparas con otros chicos constantemente, entonces puede que necesites reconsiderar nuevamente.

No confías en él: La confianza es uno de los aspectos más importantes dentro de una relación y es muy difícil de recuperar luego de haberse perdido. La persona con la que decidas casarte debe ganarse toda tu confianza y ser merecedora de ella.

No hay química real: Cuando hacen el amor no se siente natural, no se entienden sexualmente, no te excita de esa manera o no lo disfrutas del todo.

Tienen diferentes valores: Existen ciertos aspectos dentro de una relación que no se pueden forzar, y uno de ellos son los valores morales de la pareja. Es preciso que el valor por la vida, el respeto a otros seres humanos, y la importancia de la familia, entre otros, sean los mismos que los tuyos.

No eres feliz: Si tu galán no te hace reír, no se esfuerza por complacerte y el pensar en él te trae más tristezas y dramas que alegrías, este puede ser un indicio de que quizás no sea la persona indicada.

No te reta: Sientes que no tiene nada que ofrecerte intelectualmente, no puedes mantener una conversación inteligente con él o no aporta a tu vida de forma que te ayude a crecer o desarrollarte como persona.

Carece de iniciativa: No siente deseos por superarse, crecer o ser una mejor persona. Además, no le gusta trabajar y si lo hace, no mantiene una posición por mucho tiempo.

Te controla:  Te está presionando para que oficialicen la relación, y aun cuando muy adentro sabes que quizás no es exactamente lo que quieres, te sientes obligada por él.

Antes de tomar una decisión tan importante, evalúa si la relación en la que te encuentres aporta más de lo que resta a tu vida. El matrimonio no debe ser una decisión que se tome sólo porque es lo que parece más “correcto” o por presión, sino por amor y voluntad propia. No permitas que la prisa se apodere de tu futuro, toma control de tu relación y busca lo que sabes le conviene más a tu corazón.

Foto: Tetra Images/ Getty Images

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios