imagen anuncio
 
 
image for Cómo alcanzar el orgasmo

Cómo alcanzar el orgasmo

Alcanzar un orgasmo para las mujeres no es tan fácil como para los hombres. Casi la totalidad de ellos logran alcanzar un orgasmo sin dificultad, pero nuestro cuerpo sencillamente está diseñado de otra manera. Desafortunadamente, una gran mayoría de nosotras aún no tiene claro lo que es un orgasmo o cómo alcanzarlo.

Comencemos por borrar de nuestras mentes las imágenes que nos han implantado los medios de comunicación y la industria de la pornografía: mujeres delirantes de placer que alcanzan orgasmos simultáneos con excesiva facilidad. El lograr un orgasmo en el caso de las mujeres requiere trabajo, pero vale completamente la pena.

Comunícate contigo misma: Aunque disfrutemos profundamente haciendo el amor con nuestra pareja, la realidad es que si quieres alcanzar tu orgasmo es primordial que te conectes con tu propio ritmo, tu cuerpo y aprendas a estimular tus zonas erógenas para alcanzar tu propio punto de excitación. No te dé pena, se trata de tu cuerpo y tener orgasmos es de las cosas más saludables, placenteras y naturales que pueden sucederte.

Las cifras no mienten: el 47 por ciento de los orgasmos femeninos suceden por medio de la masturbación. Escoge un momento del día donde puedas tomarte el tiempo para estar contigo misma, ojalá a solas en un espacio que puede ser tu cuarto o baño. Date un baño relajante, acaricia tu cuerpo con una loción o aceite que te guste, recorre tu cuerpo a distintas velocidades y con variados movimientos y percibe cómo reaccionas. Utiliza tus dedos, un vibrador o un consolador para masturbarte sin pena. Relaja tu mente, disfruta del momento y no te detengas por miedo a lo que estás sintiendo. No te olvides de respirar, es de suma importancia que tus músculos estén bien oxigenados. Cuando hayas descubierto lo que más te excita, puedes compartirlo con tu pareja, bien sea verbalmente o guiándole cuando estén haciendo el amor.

Sexo anal: sus mitos y verdades.

Ubica tus piernas: No hay dos mujeres iguales, de igual forma lo que nos produce placer varía de una mujer a otra. Si quieres alcanzar un orgasmo, es muy importante que ensayes colocando tus piernas en diferentes posiciones: aprieta los muslos o relájalos, abre tus piernas completamente o sólo sepáralas un poco. Ejercita los músculos del piso pélvico contrayéndolos y relajándolos para lograr el efecto, profundidad e intensidad que deseas durante el sexo.

Actívate: No te conformes con estar acostada dejando que él haga todo el trabajo y por ende determine todos los movimientos. Forma parte activa de tus relaciones sexuales, prueba posturas donde tú estés arriba, exprésale que quieres ensayar otra pose, moverte un poco, utilizar una almohada o incluir algún juguete sexual. Mueve tu pelvis, tu cadera, acaríciate y tu placer aumentará sin duda alguna. Descubre cuáles son las poses que más placer te producen y gózalas.

Verbaliza: Dependiendo de la privacidad de tu casa, si tienes hijos o no y hasta del grosor de las paredes; no te contengas. Respira profundamente, gime, grita, expresa verbalmente qué te gusta y qué no. Susúrrale tus fantasías al oído y por supuesto pídele a él que haga lo mismo, la estimación sexual puede venir de muchas fuentes, incluyendo tus oídos.

Estimula tu clítoris: Sólo el 30% de las mujeres afirma haber llegado al orgasmo vaginal y aun así, la mitad de ellas afirman necesitar de estimulación en el clítoris para alcanzar dicho orgasmo. El clítoris es el órgano clave en la producción del placer femenino. Es supremamente importante que tú aprendas a estimular esta zona y que compartas con tu pareja la importancia de su sensibilidad.

Ejercita tu mente: No subestimes el poder de la mente y date espacio (sin culpas) de fantasear acerca del actor de la tele que te gusta, de lo que te gustaría que te hiciera tu marido en la cama cuando llegue de viaje, e incluso el sabor de tu primer beso. Deja que tu mente sea un canal hacia el placer.

Foto: Hemera

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios