imagen anuncio
 
 
image for Cómo hallar tu punto “G”

Cómo hallar tu punto “G”

Libros, películas, revistas, artículos, expertos y no tan expertos, todo el mundo parece estar hablando del punto G femenino. De acuerdo con las investigaciones científicas, todas las mujeres lo tienen; y si tú aún no has hallado el tuyo, estos “tips” pueden ayudarte.

¿Dónde queda?

Para encontrar tu punto G, y finalmente lograr estimularlo de la manera correcta para que te dé el anhelado placer, debes saber dónde se ubica. Comencemos por aclarar que el término “punto G” puede ser un poco confuso, ya que no se trata de un “botón del placer” sino de un área completa que se ubica en la pared interna de la vagina, a más o menos dos o tres pulgadas hacia el estómago.

“Visita” al ginecólogo

No literalmente. Lávate las manos y acuéstate en la cama con las piernas separadas como si estuvieras en el consultorio de tu ginecólogo. Asegúrate de colocar una cantidad generosa de lubricante en tu dedo del medio, insértalo en tu vagina con la  palma de la mano hacia arriba. El área del punto G se siente algo corrugada o áspera. Si no logras llegar hasta el punto con el dedo, puedes hacer uso de un consolador o vibrador. Una vez logres encontrar la zona, acaríciala con tu dedo o juguete sexual. Se deberá sentir increíble.

Llama a tu chico

Una vez hayas establecido dónde queda tu punto G, es hora de involucrar a tu pareja. Asume la posición descrita anteriormente y guía la mano de tu pareja hacia esta zona de placer. Él podrá estimular simultáneamente tu zona G y tu clítoris para aumentar la sensación. La forma del pene varía de hombre a hombre, pero si el de tu pareja tiene una cierta curvatura, puedes aprovecharla para estimular tu punto G, sobre todo si tú estás encima.

Posiciones

El tradicional misionero con una (o varias) almohadas debajo de tus glúteos, o el “perrito” de pie son las dos posiciones más recomendables para estimular tu punto G y lograr orgasmos increíbles.

 

 
Foto: iStockphoto
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios