image for Cómo ser una mejor amante

Cómo ser una mejor amante

Bien sea que estés comenzando tu vida sexual o lleves años de casada, una de las mayores preocupaciones que nos acompaña es cómo lograr ser buenas o mejores amantes. Claro que la experiencia te aporta muchísimo y que no somos las únicas que nos preocupamos por el tema; sin embargo, cuando de sexo se trata hay un par de elementos que es muy importante que tengas en cuenta para ser una mejor amante.

Cuídate- Nadie en este mundo es perfecto, así lo parezcan las cantantes famosas o las celebridades del cine. No se trata para nada de que te compares con ideales de mujer que no se acercan a lo que eres tú, o si vamos por ese camino, a nadie. Cada una de nosotras contamos con nuestra propia belleza interna y sex appeal; sin embargo, las ayuditas no están de más: un buen baño, una ropa atractiva, una colonia agradable y una loción hidratante marcarán una gran diferencia cuando de sexo se trata. No hay nada menos atractivo que una amante que huela mal. Idea: Llévalo a un almacén de perfumes y lociones, dile que si te ayuda a escoger la que más le gusta más tarde podrá ponértela él mismo… en todo tu cuerpo.

Comunícate- Si el sexo es una expresión física, el buen sexo es el resultado de un buen “baile” comunicativo. No temas preguntarle qué le gusta, cuáles son sus fantasías sexuales o qué te haría una mejor amante. Ten cuidado de no sonar acusatoria o de responder de manera agresiva a sus respuestas o habrás cerrado una importante puerta. Las parejas que no se comunican tienen muchas menos opciones de lograr una vida sexual feliz. Idea: Trata comenzando una conversación inicial por correo electrónico o mensaje de texto, exclusivamente sobre sexo.

Lugares inisuales para hacer el amor.

Tómate tu tiempo- Aunque los “rapiditos” pueden ser excitantes, sobre todo si se trata de un lugar poco común como el baño de la oficina, tomarte el tiempo para que él te observe desnudarte suavemente, acariciarlo o practicarle sexo oral antes de entrar en la acción, realmente lo excitará y te hará ganar puntos como amante. Idea: Siéntalo en una silla y hazle su propio striptease en casa.

Lo básico- Las películas pornográficas, los videos de sexo y los demás materiales a los que puedas recurrir buscando convertirte en una mejor amante pueden proponerte que intentes una amplia variedad de poses nuevas. Antes de intentar algo súper avanzado, asegúrate de que sabes manejar lo básico. Idea: Por una vez, toma tú el control y no dejes que él se levante de la cama hasta que haya (o idealmente hayan) alcanzado el orgasmo.

Saca tiempo- Aunque muchas personas creen que el sexo espontáneo es el único que se puede disfrutar, la realidad es que si estás tratando de balancear tu carrera, tus estudios y tus hijos, tu vida sexual puede comenzar a quedar en el olvido. Planear un par de citas sexuales con tu pareja a la semana los mantendrá a ambos pendientes del tan anhelado día y le hará saber a él que es algo que aún te interesa. Idea: Comiencen una tradición, escojan una mañana a la semana que sea invariable y sólo para el disfrute mutuo.

Hazlo sentir bien- Las mujeres solemos ser algo insatisfechas y muy críticas de nuestras parejas, olvidando no sólo que nosotras no somos perfectas, sino todas las cosas maravillosas que ellos hacen por nosotras. Las mujeres no somos las únicas que necesitamos un piropo. Recuérdale lo importante que es para ti en todos los sentidos. No te detengas en el tradicional “te amo”, dile lo guapo que está, los pensamientos sexuales que tienes con él mientras estás en tu oficina y cómo nadie te ha hecho sentir sexualmente más satisfecha. Idea: Si te da pena decírselo, ¡escríbelo! Ponlo en una tarjeta, un email o una servilleta, sólo asegúrate de que él la encuentre.

Cuerpo entero- Así como tus zonas erógenas no se reducen a tu vagina y tu clítoris, las de él tampoco. Tómate el tiempo para explorarlo, morderlo suavemente, acariciarlo, lamerlo… En fin, descubre lo que le gusta y cómo le gusta, allí ya tendrás la mitad de la batalla ganada. Idea: Ubícalo en una silla, en la cama o en un lugar cómodo, establezcan dos palabras, una que signifique que le gusta y otra que indique que quiere que pares (pueden ser las tradicionales “más” y “para”) comienza a ensayar lo que se te ocurra y deja que él sea tu guía.

Tal vez el elemento más importante para ser una mejor amante es dar todo de ti desinteresadamente buscando sólo el placer de tu pareja; si lo logras, él estará más que feliz de corresponderte.

Foto: Stockbyte

 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios