image for Deja de fingir los orgasmos

Deja de fingir los orgasmos

Hace un par de años en una reunión de señoras de la edad de mi madre ya pasaditas en copas, una de ellas no pudo contenerse y reveló ante la atónita audiencia que llevaba 25 años de casada, fingiendo sus orgasmos. La cara de asombro de las amigas no duró mucho cuando una a una comenzaron a admitir que si no todas las veces que habían tenido sexo con sus parejas, sí en un gran porcentaje, ellas también habían fingido sus orgasmos. Yo me quedé pensando que seguramente era una cuestión de edad o brecha generacional, con el tiempo he aprendido que esto no es así.

Hay un sinnúmero de elementos que influyen en el hecho de que las mujeres de un variado rango de edades, razas y nacionalidades finjan tener orgasmos con sus parejas. La crianza machista, la falta de comunicación y confianza con la pareja, la falta de conocimiento de su cuerpo y sexualidad propia y la falta de autoapreciación son de las causas más comunes por las que muchas mujeres siguen fingiendo tener un orgasmo cuando no es así. Muchas mujeres aseguran que sólo han llegado al éxtasis del orgasmo por su propia cuenta, en este caso se trata más de un problema de comunicación con la pareja, mientras otras dicen que a pesar de llevar una vida sexual activa jamás han alcanzado un orgasmo. Fingir un orgasmo no es sino otra forma de mentir: le mientes a tu pareja haciéndole creer que está haciendo un trabajo excelente en la cama y más preocupante aun, te mientes a ti misma obligándote a tener una vida sexual insatisfecha.

Alcanzar el orgasmo no sólo es posible, sino saludable y delicioso. Es tu responsabilidad amar tu cuerpo y satisfacerte a ti misma en todos los ámbitos, incluyendo el sexual. Curiosamente, muchos hombres aseguran saber exactamente cuándo una mujer está fingiendo el orgasmo. Una de dos, o ellos creen que saben más de lo que en realidad saben o es un secreto a voces que se esconde tras la comodidad de que las mujeres no les exijamos más a nuestras parejas sexualmente. Comienza por descubrir tu cuerpo, leerte un buen libro de sexo, explorar tus puntos de placer y comunicarte de manera abierta y relajada con tu pareja sobre las cosas que les gustan a ambos para que puedas llegar a un orgasmo real y ambos estén más satisfechos en la relación.

Decirle que sí al sexo.

Foto: Hemera

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios