imagen anuncio
 
 
image for Diez cosas que puedes hacerle a un hombre desnudo

Diez cosas que puedes hacerle a un hombre desnudo

El cuerpo desnudo y natural es de las mayores obras de arte que existe, de la cual, si pones de lado la pena y los complejos podrás disfrutar. ¿Cuántas veces te ha sucedido que llegas a casa y tu pareja está tomando una ducha, arreglando el jardín en sólo pantalones o quitándose la ropa para ponerse la pijama? Quedarse allí congelada no es la mejor opción. Supera tus penas y ¡abalánzatele! He aquí diez cosas que puedes hacerle a un hombre desnudo:

Sorpréndelo- Acércate a él lentamente y sin permitir que se dé la vuelta, comienza a acariciarle la espalda, y el pecho, puedes comenzar a bajar tu mano hasta llegar a su zona genital y acariciarla. No te quedes callada, aprovecha tu posición de control para susurrarle todas las fantasías que quieres llevar a cabo con él.

Únetele- Es muy normal, sobre todo después de que el sexo se ha vuelto algo rutinario y viven juntos que se hayan olvidado de admirarse mutuamente desnudos. Desnúdate lentamente sin permitirle que se acerque a ti inmediatamente, muévete suavemente y haz que te desee antes de finalmente acercarte a él.

Ciégalo- Utiliza un pañuelo de seda, una bufanda suave o un antifaz para cubrirle los ojos. Prohíbele que se lo quite mientras tú le besas el cuerpo, lo acaricias, pasas tu lengua por su cuerpo desnudo y le haces el amor. La experiencia será increíble para ambos.

Encima- A ellos les encanta que nosotras tomemos el control. Aprovecha que él ya está desnudo para acomodarlo en una silla, tumbarlo sobre la cama o en el piso y hacerle el amor a tu ritmo. Él quedará placenteramente sorprendido.

Baño sensual- Si ya está en la ducha, ¿qué puede ser mejor que unírtele? El agua rodando, la sensación de limpieza y la humedad es el ambiente ideal para comenzar una tarde erótica.

Dale un masaje- Bien sea un masaje que comience “inocentemente” como algo relajante o sea abiertamente un masaje sensual, acariciar su cuerpo con tus manos (y demás partes del tuyo) lo hará olvidar su estrés del día y concentrarse en el placer.

Cómetelo- No literalmente, sin embargo puedes usar chocolate líquido, mantequilla de maní o crema batida para cubrir su cuerpo de sabores deliciosos, y luego dedicarte a disfrutarlos con tu lengua.

Permítele relajarse- No, no se trata de permitirle que se duerma o se ponga a ver la tele, sino de darle una sesión de sexo maravilloso en la que él no tenga que hacer nada, de nada.

Sin manos- La regla del juego es simple, él no puede usar sus manos: bésalo, acarícialo, practícale sexo oral, hazle un striptease… entiendes la idea. Llévalo al éxtasis, a ver cuánto se aguanta sin tocarte.

Un rapidito- Si ambos acaban de llegar del trabajo, no le exijas que te dé un maratón sexual de horas, dense el gusto de hacer el amor por unos minutos… cortito también puede ser sustancioso.

Foto: Goodshoot

Por qué a veces no gozas el sexo. 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios