image for Mira por qué discutir con tu pareja te hace engordar

Mira por qué discutir con tu pareja te hace engordar

¡Discutir con tu pareja sí te hace engordar! Resulta que una investigación del Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio y de la Universidad de Delaware, Estados Unidos, aseguran que cuando discutes con tu pareja corres el riesgo de padecer de obesidad porque aumenta el historial de depresión, lo que altera el modo en que tu cuerpo procesa los alimentos ricos en grasas, lo que provoca que la grasa se acumule en distintas zonas como la barriga.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron 42 parejas entre los 24 y 61 años, casadas y con 3 años de relación. Para lograr los resultados, todos tomaron un menú compuesto de huevos, salchichas de pavo, galletas y salsa que conformaban 930 calorías y 60 gramos de grasa. Dos horas después se les presentó una serie de temas susceptibles que podrían acabar en conflicto para que debatieran.

Al final, las parejas que presentaron más hostilidad en las discusiones quemaron una media de 31 calorías menos por hora y tuvieron de media un 12% más de insulina en sangre que las personas más calmadas. También se produjo una subida mayor de triglicéridos.

Además, cuando discutes con tu novio o marido, automáticamente tu organismo produce ghrelina, hormona que provoca que se te desate el hambre; es decir, corres al refrigerador o a tu alacena en busca de snacks, pastel, pizza u otra comida alta en calorías.

El amor engorda  

No sé si lo has notado, pero cuando tienes una pareja sueles aumentar de peso. ¿Te has fijado? Estar enamorada es maravilloso, pero el amor engorda y si ese vínculo es muy fuerte, más kilos aumentas, afirma el Centro Nacional de Biotecnología de la Información que realizó un experimento entre 169 parejas estadounidenses.

Todo se debe a que, según la autora de la investigación Sarah Novak, la prioridad por verse atractivo(a) para el otro se pierde a través del tiempo. Incluso tras caminar al altar y convertirte en una mujer casada, específicamente antes de los 28 años, te lleva a subir hasta 8,8 libras (4 kilos) más que los solteros de esa misma edad en los cinco años posteriores. De esta forma, si eres recién casada, aumentarás casi 24,2 libras (11 kilos) y tu pareja hasta 29,9 libras (13,6 kilos).

Los motivos por los que subes de peso estando en pareja es porque entras en un periodo de enamoramiento intenso, las peleas y el embarazo.

“La alimentación termina siendo la misma, y ambos se animan a comer más y a moverse menos. Las personas que se mudan realmente deben controlar su peso porque pueden convertirse en obesos y eso perjudica la autoestima y daña las relaciones”, explicó Catherine Hankey a través de El Confidencial.

Cuando tu relación de pareja es estable, aumentan las ganas del picoteo por la tarde e inclusive después de la cena te dan más ganas de pedir una hamburguesa, comida china o hasta una pizza. Y ese antojo se lo transmites a tu chico. ¡Es muy normal!

Cuéntanos, ¿has subido de peso desde que tienes una relación con él? ¡Nosotras, sí!

 
istock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios