0

Evita las discusiones de pareja Aun las parejas que tienen un alto nivel de compatibilidad y una buena comunicación se encuentran en ocasiones frente a la realidad de una pelea. Las diferencias en opiniones, percepción del mundo logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Evita las discusiones de pareja

Evita las discusiones de pareja

Aun las parejas que tienen un alto nivel de compatibilidad y una buena comunicación se encuentran en ocasiones frente a la realidad de una pelea. Las diferencias en opiniones, percepción del mundo y crianza, el cansancio, el estrés de la vida diaria y la cotidianidad en la relación hacen que lo que normalmente podría parecer una minucia se convierta en el motivo de una guerra campal. Si bien es cierto que una vez se acaba el periodo de “enamoramiento” inicial las cosas que nos incomodan de la otra persona pueden fomentar la confrontación, también es cierto que depende de nosotras mismas cómo reaccionemos frente a situaciones y sentimientos y la manera en que lo comunicamos. Hay frases que al ser pronunciadas se convierten en puntos seguros de discusión y sentimientos heridos. Aprende cuáles son y evita las discusiones con tu pareja.

  • “Siempre has sido así, nunca cambiarás” o cualquier otra variación que incluya los determinantes “siempre” o “nunca” no llevan a ningún lado. Dichas sentencias niegan la realidad humana del cambio constante y hacen que la otra persona sienta que no hay opción.
  • “Estoy cansada de ti”. A menos que en realidad estés determinando un final (y aun así esa no es una manera racional y cordial de concluir una relación) no te expreses como si el problema fuera el final absoluto de la relación porque esto cerrará la puerta a cualquier tipo de negociación.
  • “No soy lo suficientemente buena para ti. Nada de lo que hago te es suficiente”. Victimizarte sólo crea una sensación de lástima y aumenta el enojo, ninguno de los cuales son buenos sentimientos para construir o reparar una relación.
  • “Siempre pones a tus amistades antes que a mí”. No compitas con sus amigos, empleo o pasiones. Tener una vida individual sólida contribuye ampliamente a fortalecer el lazo de pareja. Las relaciones posesivas ahogan y terminan agotando.
  • “Nunca me oyes”. Sólo porque tu pareja no responda inmediatamente de la manera como esperabas no significa que no te escuche o no le importe lo que digas. Si sientes que es una constante, habla con él de manera tranquila y abierta sobre cómo mejorar sus vías de comunicación.
  • “¿Cuántas veces tenemos que discutir lo mismo?” Puede que para ti cierto tema de disgusto ya haya sido superado, pero tienes que entender que ese no tiene que necesariamente ser el caso para tu pareja. Todos tenemos una forma distinta de asimilar las situaciones. Si él necesita hablar sobre el tema una vez más, dale el espacio para que suceda sin rencores ni juzgamientos.
  • “Antes no eras así”. El cambio no es sólo inevitable sino maravilloso, nos provee con la oportunidad de aprender y crecer. No tengas miedo de los cambios que pueda experimentar tu pareja, incluso si ellos implican algo de desincronización.
  • “Hago lo que puedo”, aunque es verdad que tu pareja debe apreciarte tal como eres, también es cierto que la construcción de pareja implica ciertos ajustes. Sentarte sobre esta postura tan cómoda no sólo limita la posibilidad de cambio y mejoría, sino que le hace sentir a la otra persona que no es lo suficientemente importante.
 
Foto: iStockphoto
 
0

Evita las discusiones de pareja Aun las parejas que tienen un alto nivel de compatibilidad y una buena comunicación se encuentran en ocasiones frente a la realidad de una pelea. Las diferencias en opiniones, percepción del mundo logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios