image for ¿Existe la depresión postsexo?

¿Existe la depresión postsexo?

El acto sexual es algo sumamente beneficioso y necesario en la vida y desarrollo de cualquier ser humano; sin embargo, hay una serie de parámetros que en muchas ocasiones pasan desapercibidos por puro desconocimiento. Uno de ellos es la depresión postsexo, algo que muchas personas desconocen, incluso cuando han podido padecerla.
Según los profesionales, “durante el orgasmo hay un fuerte descenso de la actividad en la amígdala, región del cerebro que participa en el procesamiento de estímulos como el miedo. Por lo tanto, aparte de causar placer, el sexo hace que disminuyan la ansiedad y el temor. Sin embargo, después del acto, algunas personas pueden experimentar un repunte radical de estas emociones”, explica Richard A. Friedman, director de la clínica psicofarmacológica del Weill Cornell Medical College.
Tanto es así, que los datos aportados por diferentes estudios son dignos de tener en cuenta. Por ejemplo, un estudio publicado en el International Journal of Sexual Health sostiene que el “10% de las féminas experimentan tristeza tras el acto sexual. En la actualidad se sabe que un porcentaje de hombres pueden padecer también este mal”. Otro estudio del Instituto de Tecnología de Queensland, en Australia, incrementa los porcentajes y sitúa en casi un 33 % el número de mujeres que dice haber experimentado esta sensación de depresión tras el acto sexual.

¿Cuáles son las causas? Pueden ser muchas y diversas, pero hay algunas que suelen estar presentes en cada caso:
– Culpa o vergüenza.
– Haber mantenido relaciones sexuales sin querer hacerlo en realidad.
– Tener la autoestima baja.
– Haber sido víctima en algún momento de su vida de un abuso sexual.
– Padecer temor al acto en sí o todo lo que este pueda producir.

Lee más
thumbnail of feature post
10 cosas que los hombres odian que hagas durante el sexo oral
 

Además, y según apuntan los expertos, “este tipo de depresión puede afectar a personas de cualquier edad. Y es que algunos adultos tienen sentimientos encontrados con respecto al sexo –derivados de su crianza, religión u otras influencias– y pueden experimentar culpa o frustración luego de un encuentro sexual”.
Si tienen cualquier duda al respecto, lo mejor es que consulten con un especialista, serán las personas más indicadas para explicarles lo que hacer en cada caso en concreto. Recuerden que el sexo es para disfrutar y en ningún caso para sentirse mal.

 
iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios