0

Exploración sexual: las zonas erógenas Erróneamente muchas personas piensan de forma automática en los genitales cuando de sexo se trata. Parecen olvidar que existen muchas otras zonas de la anatomía humana que brindan placer erótico. logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Exploración sexual: las zonas erógenas

Exploración sexual: las zonas erógenas

Erróneamente muchas personas piensan de forma automática en los genitales cuando de sexo se trata. Parecen olvidar que existen muchas otras zonas de la anatomía humana que brindan placer erótico. Más allá (o acá) de la penetración, la masturbación y el sexo oral, acariciar es un arte a través del cual tanto hombres como mujeres alcanzan puntos extremos de excitación, lo cual es primordial para llegar al orgasmo. Estas son algunas de las zonas erógenas que pueden ser exploradas tanto en el cuerpo femenino, como el masculino para alcanzar un alto nivel de excitación:

Pelo y cuero cabelludo:

La zona del cráneo acumula muchas tensiones. Un masaje relajante en esta zona es una invitación a dejarse llevar por las posteriores emociones eróticas que recibirá el cuerpo.

Orejas:

Susurrarle en el oído a tu pareja lo que quieres hacerle, o que te haga. Mordisquear suavemente el lóbulo, respirar agitadamente cerca de su oído y lamer la parte de atrás de las orejas, son algunos de los trucos para aumentar su temperatura corporal.

Nuca, cuello y hombros:

Estas zonas son particularmente sensibles y bien estimuladas pueden producir un intenso placer. Puedes intercalar un masaje relajante con besos y mordiscos suaves para lograr que tu pareja se relaje y excite.

Ojos:

Los ojos no son sólo el espejo del alma. Unos besos suaves sobre el párpado de los ojos cerrados pueden estimular a tu pareja enormemente.

Boca y lengua:

Aunque nos parezcan tan evidentes, en muchas ocasiones olvidamos lo importante que es besar, succionar y mordisquear estas zonas antes, durante y después de hacer el amor.

Dedos:

¿Has ensayado dándole a tu pareja un suave masaje en los dedos? Prueba con pasar sus dedos suavemente sobre tus labios, estómago, pezones o cualquier otra zona de tu cuerpo como parte de un suave masaje. Si quieres intensificar la sensación, prueba lamiendo o succionando los labios de tu pareja.

Tu ser sensual

Columna vertebral:

La zona aledaña a la columna vertebral tiene una serie de nervios que estimulados de manera manual o bucal pueden producir intensas sensaciones de placer.

Perineo:

La “zona prohibida” entre los genitales y el ano es poco explorada e intensamente erótica. Al igual que la zona anal (tanto en hombres como en mujeres) reacciona muy bien a las caricias y las estimulaciones orales, siendo ambas partes un gran centro orgásmico.

Muslos internos:

Estimular esta parte resulta sumamente excitante por su cercanía con la zona genital. Eso sí, ten cuidado de no producirle cosquillas a tu pareja.

Pies:

Los pies contienen los centros vitales de todos los órganos del cuerpo por lo que son muy sensibles y proveen gran placer al ser tocados o besados; eso sí, hay que tener cuidado de no hacerle cosquillas a la pareja.

 

 
Foto: Zoonar
 
0

Exploración sexual: las zonas erógenas Erróneamente muchas personas piensan de forma automática en los genitales cuando de sexo se trata. Parecen olvidar que existen muchas otras zonas de la anatomía humana que brindan placer erótico. logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios