image for Hipersexualidad: sexo sin límites

Hipersexualidad: sexo sin límites

La monotonía, la falta de atención por parte de la pareja, una relación complicada con el progenitor del sexo opuesto, la insatisfacción sexual y la diferencia de edad se cuentan entre el inacabable listado de excusas para justificar la infidelidad. Mientras el matrimonio del exgobernador de California Arnold Schwarzenegger culminó por los amoríos de este con una de sus empleadas domésticas y el actor Brad Pitt dejaba a la actriz Jennifer Aniston por su colega Angelina Jolie, quienes han sentido en carne propia el dolor de una infidelidad poco logran entender de razones. Sin embargo, varios estudios médicos han determinado que en ocasiones el deseo sexual es mucho más fuerte que la voluntad o el deseo de compromiso de una persona. La hipersexualidad está, desde el 2010, dentro del listado de trastornos mentales.

La Sociedad Americana de Psiquiatría incluyó a la hipersexualidad en su Manual Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales, bajo la categoría de trastorno obsesivo compulsivo. Es decir, quienes sufren de esta enfermedad tienen un deseo sexual que no tiene freno, supera la voluntad del individuo y acarrea serias consecuencias negativas en la vida del mismo, en un marco clínico muy similar al presentado por quienes sufren de adicción a las drogas. La Sociedad para el Avance de la Salud Sexual indicó que un 40% de quienes sufren de hipersexualidad son abandonados por sus parejas, el 72% han tenido pensamientos suicidas por lo menos una vez, el 40% de las mujeres con esta enfermedad han tenido embarazos no deseados y hasta el 27% presentan dificultades en el trabajo. A diferencia de la “puesta de cachos” que muchas personas han sufrido, esta condición clínica pone en serio riesgo a la persona que no logra controlar sus impulsos sexuales y puede terminar contrayendo varias enfermedades de transmisión sexual.

 
Foto: Polka Dot
Páginas:  [ 1 ] [ 2 ]
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios