image for Juguetes sexuales caseros

Juguetes sexuales caseros

Una de las alternativas por las que puedes optar si estás buscando ponerle algo de “condimento” a tu vida sexual son los juguetes. Desde consoladores, hasta complejos arneses y vibradores para ambos sexos, los juguetes sexuales pueden llevarte a ti y a tu pareja a nuevos niveles de placer. Sin embargo, si no estás lista para invertir dinero en ellos o la idea de comprarlos te hace sentir algo incómoda, puedes hacer uso de objetos caseros para aumentar la temperatura dentro de la habitación.

Cucharas:

Pon un par de cucharas metálicas dentro del refrigerador y déjalas de un día para otro. Cuando estén congeladas, úsalas para estimular las distintas áreas de tu cuerpo y el suyo. La entrepierna, los pezones, el cuello, la zona abdominal y los dedos de los pies son un buen punto de partida.

Cepillo eléctrico:

En este caso sí es recomendable que ensayes con uno nuevo, o te asegures de limpiarlo muy bien. Puedes usarlo para estimular tu clítoris e incluso como un minivibrador para la zona vaginal.

Cepillo del pelo:

Si tienes un cepillo de cerdas suaves, puedes pasarlo suavemente sobre sus nalgas y usar la parte de atrás como una paleta para golpearlas con delicadeza.

Insatisfacción sexual

Guantes:

De silicona, lana, cuero; mientras más opciones tengas, mayor será el abanico de sensaciones disponibles. Para incrementar las sensaciones pueden vendarse y acariciarse con los distintos materiales.

Corbata:

Si tu compañero viste de ejecutivo, usa su corbata para atraerlo hacia ti y recíbelo con un beso pasional. También puedes usarla para atar sus manos mientras le haces el amor o como una venda para una sensación más profunda y misteriosa.

Cinturón:

Si están pensando en atarse, usen un cinturón. Denle un par de vueltas para atar ambas manos o usen dos cinturones para atar cada mano a un poste de la cama.

Almohadas:

Una debajo de tus nalgas en la posición del misionero permitirá una penetración más profunda. Abrazar un montón de ellas en la posición del perrito te darán una sensación completamente diferente.

Una menta:

Pon una menta en tu boca antes de practicarle el sexo oral y estarás agregando una sensación de hormigueo.

Toalla:

Pon una alrededor de tus caderas cuando estés en la postura del “perrito” y le darás a él una placentera opción de control.

*Las sugerencias ofrecidas en este artículo no deben ser tomadas como consejo de expertos. Consulta a tu médico o sexólogo de cabecera si tienes duda respecto a estas.

 
Foto: iStockphoto
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios