imagen anuncio
 
 
image for ¿La infidelidad del hombre la provoca la mujer?

¿La infidelidad del hombre la provoca la mujer?

Los principios morales, la escasa honorabilidad, el temor religioso a “no desearás a la mujer de tu prójimo”, el contagio de enfermedades venéreas y el temor al SIDA son algunos frenos que hacen pensar al hombre dos veces cuando enfrenta la disyuntiva de ser fiel o no. Lo mismo con la novia, la compañera de vida, la esposa o la amante.

Se es infiel con el pensamiento, cuando el deseo lo provoca la atracción por una mujer ajena por su belleza, sensualidad, sex appeal o sencillamente por ser diferente. La química de la empatía acelera las neuronas para sumergirlo en un torbellino de pasiones imaginarias.

El universo en la mente del hombre es inaccesible a ellas o a quien sea, concede la oportunidad para realizar las fantasías más eróticas que desata esa mujer que la casualidad ha hecho que la encuentre en el tren, el trabajo o, en la misma fiesta a la que se acude con la pareja. La tentación está latente en cualquier sitio donde suela aparecer una “moza bien equipada”.

La visita a las sábanas de satín es más compleja cuando los encuentros sexuales son recurrentes. Exige de un plan premeditado, la excusa perfecta para no ser sorprendido, una cena de negocios, el viaje intempestivo a mil kilómetros de distancia a la fábrica a reparar el generador averiado, la abuela de súbito enfermó, el mejor amigo se accidentó, hay que rescatarlo de las garras de las autoridades y, en fin, el catálogo de pretextos es tan amplio como la imaginación se lo permite.

 
Páginas:  [ 1 ] [ 2 ]
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios