imagen anuncio
 
 
image for Sí, acepto… pero, ¿dónde está mi anillo?

Sí, acepto… pero, ¿dónde está mi anillo?

Algunos lo ven como pura vanidad, mientras que para otros representa una de las posesiones más valiosas de su vida. Y es que el anillo matrimonial, con el paso del tiempo, ha cobrado un valor mucho más grande que su costo monetario, convirtiéndose no sólo en una preciada joya sino también en un símbolo de la expresión de los más grandes sentimientos.  

Todas sabemos que luego de anunciar un compromiso de matrimonio, tendremos que constantemente exponernos a muchas personas que con alegría nos dirán, “¡Felicidades!”,  para acto seguido preguntar, “¿dónde está la sortija?”. Y de esta manera, una acción que en su inicio pareciera haber sido un pacto espiritual y emocional entre dos personas, súbitamente adquiere un sentido muy diferente para el resto de la sociedad.

Pero, ¿de dónde viene esta tradición? Y, ¿por qué sentimos que debemos llenar estas expectativas? El aro nupcial que se entrega entre parejas es una tradición que se remonta a cientos de años atrás. Esta pieza se intercambia usualmente durante la ceremonia y se sitúa en el dedo anular izquierdo. Es colocado en este lugar principalmente porque es de donde sale una de las venas que llega directamente al corazón. El aro simboliza el amor que existe entre la pareja el cual es como un círculo, que no tiene principio ni fin y es tan fuerte como el metal del que se construyó. Los diamantes, que en ocasiones son montados en los mismos, también representan la pureza de los sentimientos y la fortaleza del compromiso de la pareja.

Sin embargo, como bien hemos dicho, estos son únicamente simbolismos que pueden o no llevarse a cabo dependiendo del tipo de relación que lleves. Cualquiera que sea tu situación, si prefieres no portar anillos porque consideras que es sólo un objeto material, o por el contrario, piensas que es trascendental en una relación, lo más importante es que tanto tu pareja como tú estén comprometidas en sus corazones, para que así con o sin sortija aseguren un futuro real y duradero juntos.

 

Foto: Brand X Pictures

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios