image for No te calles, aprende a hablar de lo que te molesta

No te calles, aprende a hablar de lo que te molesta

Algunas mujeres nacimos en hogares tradicionales donde expresar nuestro descontento era señal de mala educación; puede ser que nos hayan enseñado a ser sumisas frente a las opiniones y comportamientos de nuestras parejas o simplemente que nuestra personalidad sea más del tipo pasivo; sin embargo, es importante que aprendas a expresar lo que sientes, ya que de otra manera te estarás tragando toda una serie de sentimientos negativos que resultarán contraproducentes a largo plazo.

Desafortunadamente, muchas personas dan por sentado que si no hablan de lo que les molesta, los problemas desaparecerán por sí solos, pero este no es el caso. Aunque no hay necesidad de tratar cada minúsculo detalle que pueda llegar a molestarte de tu pareja en específico o la dinámica de la relación, cuando lo que te molesta te afecta de manera negativa es importante que lo expreses. La base de una buena relación es la comunicación honesta.

Adivino

Como tú no puedes leer mentes, pretender que tu pareja lo haga es ser completamente irrealista. Solo porque es tu pareja y te ama, no significa que está conectado a ti de alguna manera mágica. Por más que nos encante la idea de que nuestra pareja sepa todo lo que queremos expresar con una sola mirada, esto no aplica a todas las situaciones.

Si algo te incomoda, exprésalo, no esperes a que él sepa que algo anda mal o peor a que tenga que sacarte lo que te molesta a punta de ruegos. Ten presente que los hombres suelen ser bastante despistados y si además, tú juegas a la difícil estás preparando una receta para el desastre.

Calma

No decir lo que sientes puede terminar haciéndote un daño profundo. Además, si solo acumulas resentimientos, un día vas a estallar en un ataque de furia y tu pareja ni siquiera sabrá a qué se debe. Ahora, decir lo que sientes o piensas no significa que debas gritar, esto no te llevará a ningún lugar. Respira, piensa claramente lo que quieres decir y exprésalo con tranquilidad.

Evita subir tu voz, utilizar un tono acusatorio o términos absolutistas. En vez de usar términos como “siempre” o “nunca”, di “a veces” o “en ocasiones”. Tampoco se trata de que tu pareja se sienta como el peor de los novios (a menos que en realidad sientas que lo sea, en cuyo caso deberías replantear qué haces con él).

Primera persona

Nadie reacciona bien a una conversación donde se siente atacado, por eso es mejor que hables en primera persona y no en segunda, cuando vayas a hablar con tu pareja. Centra la conversación en torno a lo que tú sientes cuando tu pareja hace algo que te hiere o te molesta. En vez de decirle “eres una persona individualista, desconsiderada y egoísta”, dile “me duele y me hace sentir mal cuando debo ocuparme de todo en la casa mientras tú te vas con tus amigos”.

Nadie es perfecto

A veces puede que la conversación tome un giro inesperado y tu pareja te haga caer en cuenta de que el error está en ti. Debes estar dispuesta a escuchar sus razones y entenderlo.

 

 

 

 
Foto: Wavebreak Media
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios