image for Pregúntale a SM: A mi esposo ya no le gusta el sexo

Pregúntale a SM: A mi esposo ya no le gusta el sexo

A mi esposo no le gusta el sexo, Sandra.

Cuando comenzaron a salir él no podía quitarte la mirada de encima, y ¡qué decir de las manos! El recuerdo de un sexo pasional, entregado y afectuoso parece estar desapareciendo tras las múltiples obligaciones laborales, el cuidado de los hijos, el estrés  y el hecho de que por más que trates parece que a tu marido ya no le gusta el sexo. Puede que sientas que estás sola, pero no es así, muchas mujeres en relaciones y matrimonios se ven enfrentadas con la realidad de que su pareja ha tenido una disminución notable en el deseo sexual.

Aunque la concepción general, y machista, es que si las cosas no funcionan a nivel sexual dentro de la pareja es culpa de la mujer, esta no podría ser más errónea. ¿Te está sucediendo que la única forma de que hagan el amor es si tú lo buscas? ¿Estás hecha un mar de confusión pensando que tu marido ya no te desea?

Lo primero que es importante que entiendas es que no es tu culpa. Muchas mujeres tienden a echarse la culpa cuando sienten que su pareja ya no las desea sexualmente. La verdad es que es poco probable que tenga que ver contigo y seguramente ni siquiera es un problema sexual. Los hombres suelen expresar sus preocupaciones de esta manera, poniendo distancia, generalmente mientras resuelven lo que sea que les está preocupando.

Pero, ¿cuál es la verdadera razón detrás del desinterés sexual de tu esposo?

Según Michele Weiner David, autora de The Sex- Starved Wife: What to Do When He’s Lost Desire (Sexualmente hambrientas: Qué hacer cuando él ha perdido el deseo), hay tres puntos primordiales que pueden ser la raíz del bajo interés sexual de tu esposo: biológico, emocional o directamente conectado a la relación.

  • Desde el punto de vista biológico muchas enfermedades, como la depresión pueden causar una disminución en el deseo sexual, y lo que es aun más complejo es que en ocasiones, como les sucede a algunos pacientes con los antidepresivos, los medicamentos para tratar dichas enfermedades también afectan el deseo sexual.
  • El aspecto emocional puede también jugar un papel importantísimo en el deseo sexual de tu pareja. El estrés laboral, las preocupaciones económicas, la depresión e incluso la sensación de estarse volviendo viejo pueden hacer que disminuyan radicalmente las ganas de hacer el amor en él. Eventos aun más personales como un trauma sexual de infancia, una baja autoestima o el haber crecido en un hogar disfuncional son todas cosas que pueden afectar la libido.
  • Cuando el problema está ligado a la relación, primero no debes dar por sentado que se trata de una disfunción sexual. Generalmente, y tal como sucede a las mujeres, si tu pareja no quiere tener sexo contigo es porque hay algo de la relación que le está molestando. Tal vez tuvieron una pelea que dejaron pasar a debajo del tapete sin resolverla realmente, tal vez tú lo estás criticando o le estás exigiendo mucho. Despacha el mito de que los hombres desean sexo a toda hora independientemente de su estado emocional.

¿Qué debes hacer?

En principio es bueno que muestres que te interesa su estado general de bienestar sin empujarlo demasiado a que se abra sobre lo que le está molestando. Es bien importante que le hagas sentir que te preocupas por él y no que el mensaje que reciba es que estás harta de que no hagan el amor, esto puede ser contraproducente.

Dale espacio para que pueda enfrentar las situaciones que le están molestando o afectando. La mejor forma que tienes de ayudarlo es no convirtiéndote en otro problema. Si cada vez que llega a la casa, tú estás hecha una fiera reclamándole porque no están teniendo sexo, seguramente se le quitarán las ganas hasta de estar contigo. Ten algo de paciencia y bríndale todo tu amor.

Cuando lo consideres prudencial, dile que te gustaría tener una charla con él, salgan a caminar y explícale que lo has notado estresado o ausente y te gustaría saber si hay algo que puedas hacer para ayudarlo. Déjalo que digiera lo que le acabas de decir y escucha lo que tenga que decirte.

Si la vida sexual en tu pareja sigue decayendo, explícale que lo amas, que extrañas sus besos y el contacto físico y te gustaría saber si hay algo que puedas hacer para ayudar a que se reviva la pasión en la pareja.

Como opción alternativa, que puede resultar muy efectiva, está buscar terapia de pareja. Debes decirle que consideras que es importante para la relación que hablen de lo que está sucediendo, pero nunca se lo plantees como una obligación. Recuerda que finalmente la relación debe ser algo que satisfaga a los dos y el resultado del trabajo mutuo.

 Sexo después de la menopausia.

Foto: Stockphoto

Haz clic aquí si quieres enviarnos tus dudas sobre alguno de los temas de nuestro sitio.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios