imagen anuncio
 
 
image for Sexo en casa llena

Sexo en casa llena

En un mundo ideal todas las parejas tendrían una casa enorme, donde su habitación privada estuviera lejos del resto de los habitantes de la casa (niños, suegras, etc.) dándoles el espacio necesario para gozar de su sexualidad a plenitud y sin restricciones. Sin embargo, la realidad de la vida actual es bien diferente: los espacios son cada vez más reducidos, los niños no entienden lo que significa la palabra privacidad, la falta de dinero empuja a muchas parejas a vivir en la casa de alguna de las suegras o de compartir espacio con alguien más y aquellas parejas que aún no se han casado deben reducirse a las reglas dictadas por sus padres. Ante situaciones complejas, soluciones. Estas son nuestras recomendaciones para mantener tu vida sexual aun bajo “estrechas circunstancias”.

El placer del silencio

Cuando tienes a tu suegra durmiendo en la habitación de al lado, lo menos que quieres es levantarte a un desayuno incómodo después de una noche pasional. Aprovecha esta situación para estimular los otros sentidos. Sé mucho más visual con tu pareja, pasen más tiempo acariciándose y besándose, pongan música que los estimule a ambos y disfruten del silencio manteniendo su respiración baja. Fingir que son amantes y deben mantener su relación en secreto puede llegar a ser muy estimulante.

Horóscopo sexual

Al agua… parejas

Si estás por tomar una ducha, y tu amado está en el baño cepillándose los dientes, aprovechen para ahorrar tiempo y agua bañándose juntos. Sólo asegúrate de que tu abuela esté ocupada preparando el desayuno de los niños. Ensaya distintas posiciones dependiendo del tamaño de la ducha y el baño en general, pero no te excedas en el tiempo que pases adentro. Recuerda que otros también querrán usar el baño.

De compras

En esta época de festividades puede que tu casa se convierta en el epicentro familiar, o estés de visita en la casa de la abuela con todos tus primos y tíos. Si se trata de tener tiempo a solas con tu pareja, no dejes de ofrecerte para comprar lo que sea que haga falta (ingredientes para la cena, regalo para la visita, curas o jarabe para la tos). Aunque no sea el lugar más cómodo, tu carro les puede servir para reconectar en la intimidad con un “rapidito“.

 

 

 
Foto: Goodshoot
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios