imagen anuncio
 
 
image for Sexo en el agua

Sexo en el agua

Normalmente pensar en hacer el amor suele llevar a la mente a una noche de pasión en la cama; sin embargo, hacer el amor en otros lugares no sólo le aporta dinamismo y novedad a tu vida sexual, sino que además pueden incrementar el placer que obtienes al tener sexo. Hacer el amor (en la medida en que la agenda laboral, el estudio y los hijos lo permitan) debe ser más un acto de pasión en el que no te detengas a considerar el dónde o cuándo, y te dejes llevar por el disfrute puro.

Dejar salir tu naturaleza “salvaje”, “picante” o “atrevida” sin duda tendrá un efecto positivo sobre tu vida sexual y por ende, tu relación de pareja. Una de las tantas aventuras en las que puedes “embarcarte” es tener sexo en el agua. Desde nuestra formación en el interior del útero, los humanos gozamos de una conexión especial con el agua y solemos asociarla con algo divertido y relajante, ¿qué mejor ambiente para tener sexo?

Beneficios

  • Es excitante, sólo pensar en gotitas de agua resbalándose por la espalda de tu amado es suficiente para que quieras ir a sacarlo de la oficina.
  • Tiene valores terapéuticos: disminuye el estrés, relaja los músculos, contribuye a la circulación y refresca la piel.
  • Te permite traspasar los límites de la gravedad, fuerza y hasta el estado físico. Si de ensayar posiciones se trata, el agua es definitivamente el ambiente correcto.
  • El agua se convierte en un juguete, puedes usar su fuerza para enfatizar tus movimientos al hacer el amor, incluirlo en juegos con tu pareja e incluso usarla para llegar a tus propios orgasmos sola.

Hablar de sexo con tus hijos

Posturas

En una bañera tu pareja puede acostarse dejando la cabeza por fuera del agua, tú te acomodas encima con las piernas separadas y las rodillas apoyadas en el piso de la bañera.

En la ducha

Tomar una ducha juntos puede terminar en un encuentro sexual. Pueden estar de pie mirándose de frente o él puede estar detrás de ti mientras tú te doblas y apoyas las manos sobre la pared de la ducha.

En un jacuzzi

Usa la hendidura tipo silla del jacuzzi para sentar a tu pareja mientras tú te sientas encima con los pies apoyados a los lados de sus nalgas.

En una piscina

Apoya la parte interior de tus brazos y codos en el borde de la piscina, tu pareja se arrodilla frente a ti, conservando cierta distancia mientras eleva y sostiene tus piernas (la parte baja del muslo es la ideal para lograr un buen balance.)

 
Foto: Digital Vision
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios