0

Sexo: juguemos a ser otros Una de las quejas más frecuentes, sobre todo en las parejas que llevan mucho tiempo juntas, es que el sexo se les ha vuelto monótono. Inclusive, y aunque esto no sea cierto, muchos justifican la logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Sexo: juguemos a ser otros

Sexo: juguemos a ser otros

Una de las quejas más frecuentes, sobre todo en las parejas que llevan mucho tiempo juntas, es que el sexo se les ha vuelto monótono. Inclusive, y aunque esto no sea cierto, muchos justifican la infidelidad al decir que se cansaron de tener sexo con la misma persona. Mantener una relación monógama es complejo, pero no tiene necesariamente que ser aburrido. Si ambos están dispuestos a probar algo nuevo, fingir “ser otra persona”, el famoso “role-playing”, puede ser una alternativa para traer novedad al campo sexual.

Figuras dominante/ sumiso

Esta es una experiencia tipo el famoso libro de E.L. James Cincuenta sombras de Grey. Uno de los dos será quien dirija el juego y la experiencia sexual, mientras el otro se acomoda a los mandamientos y deseos de quien cumpla el papel de “amo”. En este juego es importante establecer previamente límites de dolor, y el tipo de cosas que el sumiso está dispuesto a tolerar. La idea es que ambos disfruten del juego y posteriormente puedan intercambiar papeles.

Estatuas

Uno de ustedes puede ser una estatua, mientras el otro es el escultor. En el juego la estatua debe permanecer completamente quieta mientras el escultor experimenta en su cuerpo con cremas, geles, caricias, besos, etc. Seguramente llegarán a un punto donde la estatua no pueda contenerse más.

Película/ “show” de televisión

Escojan el programa de televisión, película, libro u obra de teatro que más les guste. Compren los disfraces o háganlos ustedes mismos y tomen sus papeles. La idea no es ser ustedes mismos disfrazados, sino realmente encarnar el personaje de la serie. Imiten su forma de hablar, caminar y actuar.

Cocineros

La cocina les provee con un sinnúmero de opciones: cocinar llevando puesto nada más que el delantal, jugar a intercambiar alimentos con los ojos vendados, acariciarse con hielo, llenar el cuerpo de crema batida y limpiarlo con la lengua. Las posibilidades son muchísimas.

Fantasía

Depende de lo cómodos que puedan sentirse con ello, pueden fingir ser un maestro de escuela y una colegiala, una trabajadora sexual y su cliente, un pasajero y la aeromoza, o cualquier fantasía sexual que quieran y estén de acuerdo en llevar a la realidad.

 

 
Foto: iStockphoto
 
0

Sexo: juguemos a ser otros Una de las quejas más frecuentes, sobre todo en las parejas que llevan mucho tiempo juntas, es que el sexo se les ha vuelto monótono. Inclusive, y aunque esto no sea cierto, muchos justifican la logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios