imagen anuncio
 
 
image for Sexo sin espera: ¿aleja o une?

Sexo sin espera: ¿aleja o une?

El sexo es uno de los placeres naturales que más adeptos tiene en el mundo y es que, dejando de lado los casos de adicción o trastornos sexuales, este “pecadito” no sólo aporta a tu felicidad sino que te ayuda a quemar calorías y rara vez deja como resultado el sentimiento de culpa. Pero, cuando se trata de tener sexo con alguien con quien recién comienzas a salir, no dejan de surgir las reservas. Él te gusta, eso está claro, pero te preocupa que después de tener sexo contigo se aleje.

Aunque no existe una ley universal, sí hay que decir que en muchas ocasiones las mujeres metemos la pata al entregarnos enteramente a los hombres de manera muy rápida, esto, claro, no se reduce sólo al aspecto sexual. En lo que a la sexualidad se refiere, nosotras tendemos a crear lazos más rápidos y profundos con el hombre con quien estamos teniendo sexo y por su parte te será muy difícil distinguir si lo que él siente por ti es una atracción meramente física o también emocional.

Muchas de nosotras caemos en el siguiente patrón: conoces a un chico, te gusta, te corteja, te empieza a invitar al plano de lo físico y nosotras (aunque no del todo convencidas) accedemos a tener sexo con la ilusión de que nuestras artes en la cama harán que él quede prendado para siempre.

Aunque el temor de perder al “hombre de tu vida” sea entendible, tienes que tener en cuenta varias cosas: si lo conoces de tan poco tiempo, ¿cómo sabes si en realidad es el hombre de tu vida?; nunca debes hacer algo de lo que no estás segura o que va a hacerte sentir mal contigo misma; si él está realmente interesado en ti, no tendrá problema en ser paciente (claro que nadie te va a esperar eternamente) y por último así tengas sexo con él, nadie te asegura que la relación va a funcionar.

Es bastante complejo determinar si la atracción que siente una persona por otra es puramente sexual, en general la única norma aplicable es el tiempo y el conocimiento mutuo. Puede ser que la relación perdure más allá de una acelerada noche de sexo, pero ya tendrá el juicio bastante nublado. El sexo no es sólo sexo, es todo un intercambio energético.

 
Foto: Lifesize
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios