imagen anuncio
 
 
image for Sexo sorpresa

Sexo sorpresa

Al principio todo era electricidad. En ocasiones parecía que tú y tu pareja no alcanzarían a salir a tiempo de la fiesta antes de que alguno de los dos se le abalanzara al otro con pasión y deseo sexual. Sin embargo, la época de “sexo loco” pasa a un segundo plano con el tiempo e inevitablemente decae en (si mucho) el sexo rutinario. Todos sabemos lo que la rutina produce… ¡aburrimiento! Sin embargo, tu vida sexual no es un ente lejano a ti respecto al cual no tengas control, por el contrario retomar tu vida sexual sólo dependerá de ti.

Aunque las parejas que manejan una agenda ocupada justifiquen el planear el sexo como la única forma de mantener una vida sexual medianamente activa, el sexo planeado también es aburrido. Además de la intimidad y cercanía que el sexo crea en la pareja, su elemento espontáneo permite explorar el placer en toda su extensión. A menos que estés planeando una noche romántica para ti y tu pareja, deja la agenda y retoma tus impulsos.

Adiós horarios

Deja de pensar cuándo, dónde y hasta cómo vas a tener sexo con tu pareja. La espontaneidad debe ser la reina de tu vida sexual. Lo que no se planea suele ser más divertido y además, no tiene la carga de las expectativas.

Sorpréndelo

Anímate a ser su compañera de “baño” en las mañanas para un “rapidito” antes de salir al trabajo.

Si la última vez que estuviste en la oficina de tu amado fue en la despedida de Navidad… hace tres años, es hora de que te pegues una pasada. Antes de ir asegúrate de ponerte una ropa llamativa y sexy que le dé la excusa perfecta para tomarse una hora de almuerzo, algo más larga.

A lo público

La adrenalina que resulta de saber que están a punto de ser descubiertos mientras hacen el amor en un lugar público, funciona como el mejor afrodisíaco del mundo. Por ejemplo, pueden ensayar a ver una muy mala película en sus últimas funciones de la noche, seguro se hallarán con un teatro privado.

Noche interrumpida

A nadie le gusta que lo despierten en la mitad de la noche, a menos que sea para algo placentero y divertido como tener sexo. Si tu pareja suele despertarse de mal humor, trata de levantarlo más cercano a su hora habitual de despertar.

Hazte la difícil

No se trata de que lo restrinjas del sexo, finalmente es algo que disfrutan los dos, pero sí de que lo regreses al principio de la relación donde tenía que hacer un esfuerzo extra para ganarse tus afectos y favores.

Dos o más

¿Recuerdas aquellos días y noches donde salir de la habitación se reducía a ir al baño o agarrar algo de comer? No des por concluida tu faena sexual después de una vez que hacen el amor, ve por segundas o terceras rondas.

 
Foto: Digital Vision
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios