image for Sexo tántrico, el orgasmo más largo de tu vida

Sexo tántrico, el orgasmo más largo de tu vida

No nos vamos a decir mentiras, casadas, solteras, con novio o divorciadas, todas las mujeres adultas soñamos con un orgasmo (o varios de ellos) que nos haga llegar a la luna y nos deje bien clarito la definición de la palabra “placer”. El sexo tántrico es una enseñanza budista e hindú que explora el sexo como una forma de explorar y expandir la espiritualidad.

A diferencia del sexo tradicional donde la pasión se agota a medida que el tiempo avanza, el sexo tántrico propone la intensificación y exploración extenuaste de los cinco sentidos cuando se hace el amor. Como elemento clave, el sexo tántrico considera de suma importancia que el hombre no eyacule, ya que se considera energía perdida. El tantra propone al sexo como un intercambio de las energías masculina y femenina, y no como la simple descarga de un deseo.

Esta versión oriental del sexo no considera la eyaculación como finalidad, sino por el contrario ve el acto sexual como un viaje intensificado en donde el orgasmo no necesariamente concluye de esta manera. Para poder practicar el sexo tántrico debes antes que nada olvidar lo que sabes, o crees que sabes, sobre sexo. La forma tradicional de hacer el amor en Occidente golpea con todos los planteamientos sexuales del tantra y por ende no todo el mundo llega a practicarlo exitosamente.

Cómo ser una mejor amante.

Estos son algunos de los elementos para tener en cuenta si te interesa practicar el sexo tántrico:

Calidad: A diferencia de estar obsesivamente pensando en cuántas veces al día puedes tener sexo con tu pareja, se trata de que cada vez que tengan la oportunidad se tomen el tiempo de explorarse y hacerse llegar a los límites del placer.

Tu cama es un templo: Haz del sexo un ritual, enciende velas, inciensos, coloca flores frescas, haz uso de aceites para masajear a tu pareja. Ten a la mano agua y frutas frescas para que puedan tomar unos instantes de relajación y renovación. Dense el espacio que necesitan, planeen sus encuentros y hagan de estos algo sagrado.

Respira: Este es quizás el elemento más importante del sexo tántrico. Es de suma importancia que tú y tu pareja aprendan a armonizar sus respiraciones. Es crucial que tu pareja tenga un excelente manejo de su ritmo respiratorio para evitar eyacular muy pronto.

Caricias y besos: Ambos son elementos importantísimos de la compenetración espiritual y física de la pareja y un pilar del acto sexual. Tómense todo el tiempo que necesiten para explorarse, conocer mutuamente sus cuerpos y recorrerse enteramente.

El orgasmo: Si tu pareja está a punto de eyacular, deténganse por unos instantes, recuerden los ejercicios de respiración y retomen.

El sexo tántrico requiere práctica, tiempo y concentración, pero los resultados serán increíbles a nivel de compenetración con tu pareja y por supuesto, también lo serán tus orgasmos.

Foto: George Doyle 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios