imagen anuncio
 
 
image for ¿Sólo quiere sexo?

¿Sólo quiere sexo?

Pocas cosas son tan complicadas como establecer una relación amorosa, basada en el respeto mutuo, la confianza y los ideales compartidos. Sobre todo al inicio, puedes dudar de las verdaderas intenciones de un hombre que se te acerca. Por más príncipe azul que parezca, debes estar atenta a ciertos signos que pueden dejar en claro que él lo único que busca es sexo.

Conversaciones: ¿Hablan de sus sentimientos, de sus historias de vida, de lo que les interesa para el futuro (incluyendo el tipo de persona con la que les gustaría compartirlo) y de lo que les llama la atención a ambos? Vamos por buen camino. Si por otro lado no deja de decirte lo linda que eres, el buen cuerpo que tienes y lo extremadamente sexy que se ve alguna parte de tu cuerpo en ese conjunto que llevas puesto, ya sabes que su mente está concentrada sólo en lo físico.

Actividades: Desde que comenzaste a salir con él no han tenido dos citas iguales: entre las idas al cine, las caminatas por el parque, los juegos de billar con sus amigos y las cenas románticas es evidente que él se está tomando el tiempo para conocerte y hacer que te sientas bien. Si por otro lado rara vez salen de su habitación o la tuya, se ven generalmente de noche y las actividades se reducen al sexo… ahí tienes la respuesta.

Llamadas: Una llamada de buenos días, un mensaje de texto de media mañana para preguntarte cómo estás y una llamada para invitarte a un concierto de una banda que ambos disfrutan demuestran que está pensando en ti, fuera de los límites de la cama. Si las llamadas están cargadas de contexto erótico y son generalmente para ver en casa de quién se verán por la noche, el interés es netamente sexual.

Actitudes: Si su teléfono es un objeto de otro mundo que jamás aparece cuando está contigo, si recibe llamadas de medianoche que rechaza y si sale de tu casa de prisa dejándote con explicaciones a medias, duda que seas la única mujer en su vida. Si has estado saliendo con él por un buen tiempo y aún no conoces a sus amigos o familia, piensa a qué se puede deber. Antes de lanzarte al abismo del amor y comenzar a pensar en los nombres de sus futuros hijos, haz un análisis consciente de qué tanto lo conoces realmente.

Más importante que cualquier cosa, aprende a escuchar a tu voz interior. Esta sabrá alertarte sobre los posibles peligros, así que escúchala cuando te diga que “algo no está bien”.

 
Foto: Stockbyte
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios