image for Tu ser sensual

Tu ser sensual

¿Te ha pasado que estás teniendo un día medio gris y de pronto el piropo de un extraño te cambia completamente el ánimo? No se trata de que te vayas a casar con el dichoso, ni que lo que te dijo haya sido lo más romántico que has oído (es más, a veces pueden ser comentarios que se pasan de tono) pero el saber que le resultas atractiva a un hombre te suele hacer sentir especial. Bien estés comprometida o soltera, voltear la mirada de los hombres es algo que nos hace sentir bien. En cambio, el parecer completamente invisibles frente al hombre que nos gusta puede resultar molesto y hasta frustrante. Entonces, ¿cómo realzar tu sensualidad para lograr mantenerte en el objetivo de los caballeros?

¿Qué piensas tú?

Si de entrada te consideras una mujer sin mayor gracia, mal vestida, pasada de peso o demasiado delgada sin posibilidades de atraer las miradas masculinas, lo primero que tienes que hacer es un trabajo interno de enamoramiento contigo misma. Una cosa es sentirse intimidada o nerviosa de vez en cuando, esos son estados temporales que si los sabes manejar nadie los notará, pero si tu percepción de ti misma está por el piso, tendrás que comenzar a trabajar con tu autoestima.

El “punto G” masculino

Concéntrate en las cosas que haces bien (no tienes que ser un premio Nobel de la Paz o una súper modelo para considerar que has logrado algo). Si eres buena hermana, dar consejos te sale naturalmente, eres buena organizando cuentas o bailas como nadie en la fiesta, siéntete orgullosa, lo creas o no hay personas que no son buenas en eso que a ti se te da con tanta facilidad.

¿Cómo te presentas?

Vivimos en un mundo donde las apariencias influyen mucho en la forma que tienen otros de percibirnos. Con esto no quiero decir que te gastes el dinero que no tienes en ropa muy costosa, o que adquieras una imagen que no es la tuya con miras a sumarte a un estereotipo, lo que sí debes tener en cuenta que como te presentes influirá mucho en cómo te perciben. No es lo mismo que te vistas de manera formal para asistir a una reunión de negocios, a que te maquilles y te pongas tus zapatos preferidos para salir a bailar. Lo que sí es primordial es que mantengas un aspecto limpio, organizado, que resalte tu figura y que te haga sentir muy bien. Por ejemplo, si tienes que usar uniforme durante tu jornada laboral un poco de brillo labial puede marcar una gran diferencia.

 
Foto: Hemera
Páginas:  [ 1 ] [ 2 ]
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios