image for ¿Una escuela para el amor?

¿Una escuela para el amor?

Desde siempre he afirmado que nadie nos ha educado a amar. Las religiones de todos los tiempos, sin lugar a dudas,  han tenido de alguna manera ese objetivo. Sin embargo los conflictos, los divorcios, los problemas se siguen reproduciendo cada día más.  No existe una doctrina para el amor, solamente expertos que seguimos de cerca los procesos de las relaciones, del amor y del sexo. En mi caso, en particular, he aprendido que en el amor hay que mostrarse y abrirse, ser vulnerable. No temer. Porque el miedo es un gran enemigo. ¿Ser vulnerable? ¿Amar a otro?, ¿entregarse y abrirse? ¿Esto es muy peligroso?  Este tema del amor, ya se está poniendo demasiado difícil. ¿O no? ¿Continuarás leyendo el libro? Me pregunto. ¿Son estos puntos a considerar lo contrario a lo nos han enseñado?, pero ¿por qué?

Las preguntas son infinitas: ¿se puede aprender a amar? ¿Podemos amar a más de una persona? ¿Cuántas parejas debemos experimentar y conocer antes de decidir cuál será la definitiva?
¿Podemos a amar una persona para toda la vida?  ¿Existen las mismas ideas en el amor o todo depende de la cultura a la cual pertenecemos? ¿Sólo aquellas  cosas  qué se consideran dignas de ser aprendidas pueden proporcionarnos dinero o prestigio? ¿Cuantas veces hemos confundido la pasión por el amor? Podría seguir haciendo preguntas. Este libro podría ser un diccionario de preguntas. Comencemos a pensar cada uno en su rol como podemos comenzar a crear una escuela para el amor que unifique a todos los seres de cualquier parte del planeta.
Entre tantas respuestas que he encontrado creo que el amor es el arte más bello y simple que refleja la belleza de la vida.
 El amor como todo arte, también, se aprende. De hecho, es un acto de madurez desear aprender a concretar eficaz y conscientemente una relación. Este proceso realizado por los dos miembros de la pareja es maravilloso y muy gratificante para la evolución de la misma, tanto  en forma material, emocional, mental y espiritual. Si deseamos aprender a amar debemos realizar los mismos pasos, como lo haríamos con cualquier otro arte, música, pintura, carpintería, medicina, ingeniería, etc.

Atrévete, opina: ¿Debe existir una escuela para el amor?

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios