imagen anuncio
 
 
image for Una mujer segura es más atractiva

Una mujer segura es más atractiva

Aspecto físico, nivel de inteligencia y compatibilidad están dentro de los muchos atributos que los hombres tienen en cuenta cuando de encontrar pareja se trata. En cuanto a apariencia se refiere, los gustos son tan diversos como la cantidad de mujeres que habitan el mundo. Sin embargo, más allá de todo esto hay un elemento de atracción infalible, la seguridad.

Tu nivel de seguridad en ti misma juega un papel primordial en tu habilidad de atraer más hombres e incluso de elegir los que más te gustan. Puede que te compres un vestido hermoso, te pongas unos accesorios divinos y te maquilles los ojos de acuerdo con el color que más te conviene; sin embargo, si te sientes torpe, gorda, mal vestida, desaliñada o en general incómoda con tu propio ser, los hombres lo notarán y te tratarán de esa manera. Diariamente nos exponemos a estándares de belleza establecidos por las industrias de la moda y la publicidad que rara vez se ajustan a la realidad de los cuerpos femeninos. Si de aumentar el nivel de confianza en ti misma se trata, apaga la TV, evita leer demasiadas revistas de moda, no te compares con ideales y concéntrate en ti.

1. Tú eres tú, única, humana y hermosa. Mientras más te compares con otras, más le estarás restando brillo a la persona que eres tú. No gastes tu energía en alguien más (especialmente si se trata de una persona que ni conoces) porque sólo la estarás desperdiciando.

2. Así suene a frase de cajón, lo mejor que puedes hacer es admirar la belleza única que tienes. Si algo no te gusta y puedes cambiarlo (variando un poco la forma como comes, agregando algo de ejercicio a tu vida diaria) hazlo, pero no te crucifiques con críticas fuertes y estándares inalcanzables.

3. Busca modelos a seguir. Ojo, no se trata de admirar a una chica extremadamente delgada que tal vez nunca llegues a ser. Admira a mujeres que tengan una constitución parecida a la tuya, pero que más allá sean personas inteligentes, curiosas, trabajadoras, arriesgadas y ejemplos a seguir.

4. Haz una lista. De nuevo, sin compararte con nadie más haz una lista de las cosas que más te gustan de ti misma. Tal vez tus ojos, tu sonrisa, tus piernas, tu capacidad creativa. Concéntrate en lo bueno que tienes y recuerda que eres un tesoro valioso para el hombre correcto.

5. Consiéntete. No te castigues con horas interminables de ejercicio que te hagan sufrir o dietas que puedan poner en riesgo tu salud; por el contrario, haz cosas por ti que simplemente te hagan sentir bien.

6. Sonríe. Recibe al mundo con una sonrisa, agradece lo que tienes y muéstrate dispuesta a recibir más cosas buenas. Actúa como eres, no como pienses que la otra persona desea que seas.

7. Haz como si nadie te estuviera viendo. Esa sensación de domingo al mediodía cuando yo solía salir a comprar el pan para el desayuno tardío en Colombia me hace pensar en eso. Salir de tu casa sin preocuparte mayor cosa por qué ponerte, no hay afán más allá de las ganas de comerse un buen desayuno, no andas buscando nada ni pensando en que nadie te está mirando. Canta, sonríe, salta, come, baila, grita, sé tú como si en el mundo no existiera nadie más.

 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios