imagen anuncio
 
 
image for Ventajas del matrimonio sin hijos

Ventajas del matrimonio sin hijos

Nacemos, crecemos, estudiamos, trabajamos, nos casamos, tenemos hijos, los criamos, envejecemos y concluimos nuestro paso por este mundo. Ese parecía ser el fluir natural de la vida hasta este milenio. Ahora, sin embargo, existe una creciente cantidad de parejas que deciden (por elección) contraer matrimonio y reforzar su relación sin incluir a los hijos dentro del panorama. Tener o no hijos es una decisión muy personal que puede adherirse a distintas razones, peor aun en una sociedad que sigue viendo al matrimonio como una institución conservadora y tradicional, existen varios beneficios para los matrimonios sin hijos.

El noviazgo se extiende

Muchas parejas tienen hijos porque asumen que es el curso normal que deben seguir después de contraer matrimonio, pero la inexperiencia muchas veces llega a recordarles que no tenían idea realmente de lo que esto significaría. Los niños son adorables, pero también cambian absolutamente la dinámica de la relación de pareja. Sin ellos, la pareja puede mantener más fácilmente una relación armónica, viajar, disponer de su espacio y concentrarse en las dos personas que la componen.

Las finanzas se mantienen

El dicho popular de que “los niños vienen con un pan debajo del brazo” seguramente no fue inventado por alguien que vivía en una ciudad estadounidense actual. Entre citas médicas, ropa, pañales, comida, medicamentos, escuela, universidad y textos escolares (por nombrar lo básico), los hijos son una obligación financiera a la que no podrás renunciar por lo menos durante los próximos 18 años.

Alcanzar tus sueños

El mundo profesional ya es lo suficientemente competitivo, si a eso le agregas que deberás retirarte de tu trabajo después de tener un hijo o por lo menos ausentarte por una temporada, que no tendrás tiempo de regresar a la escuela y que tus prioridades académicas se reducirán a las tareas de los pequeños, lo más normal es que tus sueños profesionales y aspiraciones personales (de por ejemplo, viajar por el mundo) se vean reducidas si no es que desaparecen completamente.

Vivir, socialmente hablando

Cine, salir a bailar, reunirse con las amigas, irse de fin de semana con las primas, salir de shopping un sábado entero sin pensar en la hora, todas estas cosas que te hacen tan feliz podrán seguir siendo una realidad si decides no tener hijos. No es que si los tengas no vayas a poder mantener una vida social, pero esta girará más en torno a fiestas infantiles y otras parejas con hijos.

Mantén tu vida sexual

Una de las mayores quejas y causas de divorcio es la disminución sexual que se da en las parejas después de la llegada de los niños. Tener la libertad de hacer el amor cuando así lo quieran tú y tu pareja, donde lo quieran y con el nivel de ruido que les provoque (bueno, salvo que ya se quejen los vecinos) es una gran ventaja de no tener hijos, y una realidad que puede contribuir a mantener un matrimonio no sólo duradero, sino feliz.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios