imagen anuncio
 
 
image for Viviendo juntos: convivencia armónica

Viviendo juntos: convivencia armónica

El amor: todo lo puede, todo lo asume, todo lo supera. En teoría vivir con la persona que amas es el paso natural y la mejor idea que puedes tener. Compartir espacio, estar juntos, estrechar sus lazos de compromiso y construir su hermoso nido de amor. Sin embargo, en la práctica convivir con tu ser amado puede no resultar tan sencillo como esperabas. Ten en cuenta estos puntos como primer paso para lograr una convivencia armónica:

Vivir juntos no va a cambiarlos: Los defectos y cosas que te incomodan de tu pareja se vendrán con él a su nuevo hogar, acepta que todos los seres humanos tenemos defectos. En vez de concentrarte en las fallas de tu amado, concéntrate en las cosas bellas que te ofrece.

Deja tus problemas laborales en el trabajo: Está bien que le pidas consejo a tu amado sobre una situación difícil que estés enfrentando en tu trabajo, pero no que lo pongas a pagar por tu mal humor.

Mantén el misterio y la seducción: Aunque sea un poco más complicado mantener el romanticismo y el elemento sorpresa si viven juntos, no dejes que la relación sea tragada por el diario vivir. Aprovechen su nuevo espacio, explórenlo y sorpréndanse mutuamente.

Mantén tu individualidad: Sólo porque ahora viven juntos no significa que deban fundirse en un solo individuo, exige tus espacios personales y respétale a él los suyos.

Visitas cortas: Está bien que ambos reciban a sus amigos y familiares, pero ten en cuenta que el espacio de pareja debe ser sagrado. No permitas que las visitas sean tan continuas ni largas.

No pelees por gastos: Se trata de armar vida como equipo y aunque se debe evitar la pereza, es normal que uno de los dos gane más dinero que el otro (y recuerda que los papeles pueden cambiar inesperadamente) no seas tacaña y en la medida de lo posible intenta crear un fondo común.

Responsabilidades compartidas: No permitas que las responsabilidades del hogar recaigan sobre uno de ustedes. Esta es la razón más común por la que las parejas pelean.

Respeto: Las diferencias de opinión y las discusiones siempre existen, lo que hay que evitar son los gritos y los malos tratos. Construye el amor; aunque el hecho de vivir juntos sea un gran paso en la relación, recuerda que el amor es una construcción diaria en la que debes trabajar constantemente.

 

 
Foto: Comstock
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios