imagen anuncio
 
 
image for Mal de amores, de Ángeles Mastretta

Mal de amores, de Ángeles Mastretta

Diego Sauri nació a mediados del siglo XIX, “en una isla que aún flota en el Caribe mexicano”. A los diecisiete años, durante la guerra de las castas, vendía armas a los mayas de la región. A los veintisiete, rumbo a la ciudad de México en el puerto de Veracruz, conoce a Josefa Veytia con quien procrearía a la bella Emilia. Una mujer a la que no le correspondía el tiempo por donde habría de transitar.

Las virtudes de la educación liberal de su época no resultaron, para Emilia, ser el muro de contención para incursionar entre la línea sutil de romanticismo de ensueño y la pasión masculina bajo la ropa, esa que provoca jadeos y descontrol entre las sábanas en lechos misteriosos. Daniel, un ser territorial, después revolucionario, periodista, rebelde, es el amante perpetuo de las diversas Emilias que habitan en Emilia Sauri, el compañero incondicional hasta el último suspiro de su existencia.

Es singular de “Mal de amores”  la nitidez del relato de las diferentes épocas, la vívida recreación de acontecimientos y cumbres, la turbulenta guerra de castas en la península de Yucatán, la revolución mexicana, la puesta en una sala del primer Kinescopio, el estruendo de las locomotoras a vapor, el rechazo en las universidades a las mujeres con iniciativa para cursar una carrera y su sinrazón.

Los contrastes cotidianos en ciudades como Chicago, Nueva York y la ciudad de México son, en conjunto, un universo que nos transporta dentro del tiempo sin sentir los cambios inevitables como consecuencia de los reclamos sociales.

Ángeles Mastretta inicia, con esta novela del género costumbrista, una larga carrera de obras siempre ricas, donde la sutileza pro la defensa de los derechos de las mujeres podría pasar desapercibida. Otro ejemplo de comprensión e interpretación de los avatares femeninos lo traduce a la perfección en su libro: “Arráncame la vida (Tear this Heart Out)”. Es difícil tomar partido por la obra literaria o la cinematográfica, ambas merecen su atención. Hazlo y me comentas tu opinión.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios