image for Consejos sencillos para cuidar tu piel sin gastarte una fortuna

Consejos sencillos para cuidar tu piel sin gastarte una fortuna

A mis 31 años de edad he llegado a aceptar algo que no creía de joven: la piel cambia…y no siempre para bien. Sí, ya entendí que el cuidado de la piel es importante pero resulta que, además de cuidar mi rostro también debo cuidar mi bolsillo pues el precio de las cremas, sérums y aceites varía tanto que puede quedar uno en bancarrota.

Para mi buena suerte, ver a mi madre lavarse la cara todas las noches creó en mí ese hábito de nunca dormir con maquillaje. Nunca. Y debo confesar que de niña me encantaba curiosear entre sus cremas de mil marcas que servían para cosas que no entendía a mi corta edad.

Sin embargo, con el inevitable paso de los años empecé a entender para qué servían cada una de esas cremas. Que si para las arrugas, manchas, falta de elasticidad… una lista interminable de problemas que desde jóvenes “debemos” aminorar. Y para ser honesta, cuando vi que se asomaban las primeras arruguitas y noté que mi piel lucía opaca quise comprar todos los productos existentes que me ayudaran a mejorar mi apariencia. Pero la cosa no funciona así.

Según la Academia Americana de Dermatología (AAD), una rutina efectiva para el cuidado de la piel debe seguir tres pasos: limpieza, hidratación y prevención. Y la clave para obtener productos que realmente te vayan a funcionar es conocer tu tipo de piel. Simple.

Lee más
thumbnail of feature post
¿Realmente funcionan los alineadores para corregir tus dientes?
 

Y entonces, ¿los productos más caros funcionarán mejor en mi piel? A decir de la AAD, no.

“Los tratamientos caros no son necesariamente mejores; lo importante es comprar productos que estén formulados específicamente para tu tipo de piel”, informa la academia en un comunicado.

Por ello, lo primero es saber qué tipo de piel tienes ya sea normal, seca, grasa o mixta. Además, debes identificar si tu piel es sensible; esto puedes saberlo si al probar algún producto has sentido que tu piel pica o quema después de cada aplicación.

Una vez que sepas qué tipo de piel tienes, debes proceder a obtener los productos ideales para ti, y la ADD recomienda lo siguiente:

  • Si eres propensa al acné, recurre a productos con peróxido de benzoilo o ácido salicílico
  • Si te preocupan las arrugas, elige productos con retinol
  • Si tienes piel sensible, busca productos sin fragancia
  • Si tienes piel grasa, utiliza productos libres de aceites
  • No te olvides nunca del bloqueador solar con al menos SPF 30 o más
  • Opta por cremas humectantes no grasosas o no comedogénicas
  • Limita el número de productos que utilizas ya que el usar demasiados puede irritar tu piel

Si no sabes exactamente cuál es tu tipo de piel, acude con un especialista para que te oriente.

Como puedes ver todo está en los ingredientes y composición del producto, más allá de la marca. ¡Ah! y no olvides que el método más barato y efectivo para reponer y prevenir futuros daños es ¡lavarse la cara!

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios