image for El poder de una manzana

El poder de una manzana

El otro día leí un artículo de belleza en la revista Vogue sobre una manzana suiza que parece ser la nueva “fuente de la juventud”. El árbol se llama el Uttwiler Spatlauber y las marcas de belleza más caras la están incorporando en sus cremas como lo último en ingredientes contra el envejecimiento. 

Cuenta la historia que por mucho tiempo estas manzanas fueron ignoradas debido a su sabor ácido y, que con el pasar del tiempo, los árboles se fueron muriendo. Lo curioso es que a pesar de que éstos iban decayendo, las manzanas se conservaban. Al ser recogidas llegaban a durar hasta meses sin estropearse o, si se las dañaba, ellas mismas tenía la capacidad de recuperarse por sí solas. La pregunta natural era ¿cuál es el secreto para su prolongada juventud? Según la revista americana, un laboratorio en Suiza descubrió que las células madres de esta manzana, encargadas de mantener y reparar los tejidos de a piel, eran inusualmente resistentes. En test clínicos se probó que éstas parecían proteger las células madres humanas nutriéndolas estimulándolas y deféndiendolas de radiación. ¡La naturaleza no deja de asombrarme!

 En poco tiempo las casas cosméticas se pusieron a la labor y, hoy en día, el ingrediente PhytoCellTec Malus Domestica se encuentra en lujosas cremas como la M Cream, de 3Lab y la Absolue Precious Cells Cream, de Lancôme. Si no quieres gastar demasiado, prueba la crema Excellent Future Deep Repairing Cream and Serum, de Lumene, a un precio más asequible. 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios