imagen anuncio
 
 
image for Maquillaje: menos es más

Maquillaje: menos es más

El maquillaje es un elemento que ha acompañado a mujeres (y hombres) desde tiempos inmemorables. Los primeros indicios de su uso datan de 3100- 2907 AC en los pueblos egipcios, estos utilizaban los ungüentos para mantener sus rostros hidratados y libres de arrugas. Las mujeres también decoraban sus ojos usando verde para el contorno de las pestañas y negro para el párpado.

Durante la Edad Media europea la piel pálida era símbolo de poder económico, por lo que las mujeres se iban a los extremos de extraerse la sangre para lograr este efecto, mientras las prostitutas podían ser identificadas por tener las mejillas rosadas. Sería durante el reinado de Carlos II de España que las mujeres comenzaron a optar por un maquillaje sobrecargado para contrarrestar los efectos de encierros alargados, debidos a las epidemias. Durante el siglo XVIII en Francia, los rojos intensos se volvieron los protagonistas del maquillaje. En el Renacimiento las cejas pronunciadas y pintadas adquirieron mucha popularidad. Los victorianos aborrecieron el exceso de maquillaje y lo asociaban de forma exclusiva con prostitutas y actrices (a quienes ponían al mismo nivel).

Errores comunes de maquillaje

Actualmente las opciones de ingredientes, marcas y tonos en el mundo del maquillaje parecen no tener fin. Existen maquillajes para todo tipo de personalidades, pieles y gustos. Una cosa es clara, en cuestiones de maquillaje, menos es más. El avance de las tecnologías cosméticas nos permite acceder a un sinnúmero de productos que nos ayudan a mantener nuestra piel bella, pareja y joven por más tiempo. Incluso los tips de belleza de la abuela siguen vigentes, en términos generales los rostros frescos y naturales son el estilo predominante.

 
Páginas:  [ 1 ] [ 2 ]
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios