image for Una razón más para combatir el estrés: la salud de tu piel

Una razón más para combatir el estrés: la salud de tu piel

Mucho se habla del daño que causa el estrés en nuestro organismo; sin embargo, es importante que sepas que también afecta directamente la salud de nuestra piel. “Por lo general, cuando hablamos de la salud de nuestra piel, tendemos a relacionarlo con lo estético; sin embargo, no debemos olvidar que la piel es el órgano más grande del cuerpo, y que también sufre de problemas de salud cuando estamos sometidos a demasiado estrés”, nos explicó la doctora Maribel Pedrozo, La alquimista de la belleza, especialista en el cuidado de la piel.

Sobre los efectos más comunes que podemos notar en nuestra piel cuando nos exponemos a situaciones estresantes, la doctora Pedrozo nos mencionó los siguientes:

  • La piel reseca, rojiza y escamosa

Esto debido a que los altos niveles de ansiedad pueden agotar las reservas naturales de humedad de la piel. “Los altos niveles de estrés pueden suprimir la producción de ácido hialurónico, causando sequedad y haciendo que aumente la posibilidad de sufrir de afecciones como el eczema”, puntualizó la especialista. Asimismo, “si ya tienes la piel sensible, esta pérdida de agua con el tiempo también puede hacer que tu piel sea más propensa a tener una apariencia roja y agrietada. Es recomendable, además de tratar de bajar los niveles de ansiedad, aplicar cremas superemolientes con ácido hialurónico y cerámicas, que pueden ayudar a contrarrestar los efectos”, añadió.

  • Provoca o empeora el problema del acné

Al estresarnos, aumentamos la producción de cortisol, el cual a su vez estimula la producción de aceite que obstruye los poros y desencadena el acné inflamatorio, que se asemeja a golpes profundos y sensibles en la parte inferior de la cara. Además, puede empeorar el acné existente. Esto debido a que las bacterias relacionadas con el acné hacen que aumente y se empeore el problema del acné. Sobre esto, Pedrozo recomienda aplicar técnicas de relajación, así como la descongestión del ácido salicílico y la eliminación de bacterias con productos de peróxido de benzoilo.

  • Cambia la apariencia de la cara, provocando líneas de expresión y flacidez

Como ya mencionamos, el cortisol, la hormona liberada en respuesta al estrés, es el enemigo natural del colágeno, ya que interrumpe la producción de este, debilitando el tejido conectivo que mantiene la tensión y la firmeza de nuestra piel. Pero más allá de dañar el colágeno, la ansiedad “también puede hacer que tengamos ciertas expresiones faciales, como el fruncir el ceño, lo cual nos provoca arrugas permanentes en la frente y alrededor de los ojos. Además de reacciones, como apretar las mandíbulas, lo que lleva a que el músculo masetero se haga más fuerte, haciendo que la cara se vea más cuadrada”.

  • Retrasa la curación de cualquier problema de la piel

El estrés puede desgastar el sistema inmunitario, haciéndolo más susceptible a las infecciones de la piel, como el herpes labial. Además, el estrés excesivo podría demorar más tiempo en recuperarse. “El estrés retrasa el proceso de curación de la piel, al afectar la función de barrera o la capa externa protectora”, puntualizó Pedrozo.

Lee más
thumbnail of feature post
¿Por qué debes acondicionar el cabello antes del champú?
 
  • Puede afectar el ADN

“Además de afectar la superficie de la piel, el estrés también puede tener un impacto a nivel celular. Todo tiene que ver con los telómeros, las ‘tapas’ protectoras que se encuentran en cada extremo de un cromosoma que preserva el ADN”, puntualizó la especialista. Con el tiempo, estos telómeros se acortan naturalmente, lo que puede causar daño celular y provocar los signos del envejecimiento (como las arrugas). La ansiedad puede acelerar este proceso. “Vemos una fuerte correlación entre los telómeros más cortos y el estrés psicológico”, explicó la doctora.

La doctora recomienda aplicar técnicas de relajación para evitar problemas en tu piel provocados por emociones causadas por el estrés y de esta manera tendrás una piel saludable y lozana.

 

 
iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios