imagen anuncio
 
 
image for ¡Una copa que respira!

¡Una copa que respira!

Una de las cosas más importantes a la hora de abrir una botella de vino, es decantarla, lo que significa permitir que el vino se “abra”, “despierte”, se oxigene y despliegue todos sus sabores y aromas, llevándolo a su mejor estado posible. Por eso existen los decantadores y mi amado Vinturi.

La empresa alemana Eisch, que es todo un imperio de éxitosos artesanos de cristal, ofrece otra opción para los amantes del vino, el champagne, los jugos y el agua con gas entre otros.

Es un cristal que respira y por eso le llaman “Breathable Glass”, ya que tiene la capacidad de oxigenar el vino entre 2-4 minutos mientras que un decantador necesita hasta una hora, dependiendo del cuerpo del vino.  La copa respira por una composición especial de cristal, seguido por un tratamiento que permite que una mayor cantidad de oxígeno penetre por las paredes de la copa, logrando así una más rápida percepción sensorial del vino.

El vino se sirve en copas y se hace girar con rapidez para que el oxígeno penetre y provoque el despertar de los aromas. Las copas Eisch facilitan y aceleran ese proceso, permitiendo que puedas disfrutarlo casi inmediatamente.

La forma y el tamaño de cada copa ha sido estudiada por especialistas en cristal y vino y por eso hoy día Eisch tiene copas para diferentes tipo de vinos (uvas) y ¡hasta para el café!  Yo no lo creía hasta que lo probé. No sólo su aroma es diferente, sino su sabor.  Tienes que probarlo para creerlo.

Las copas Eisch, nunca pierden efectividad, se lavan como cualquier otra copa, se venden individuales o en juegos y comienzan a $30.  Para más información visita HomeVillage.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 

Comentarios