image for El caracolillo, toda la fuerza del café

El caracolillo, toda la fuerza del café

cafe

El mundo del café es amplio y complejo, similar al mundo del vino y los aceites de oliva, sólo que un poco menos estudiado o menos conocido.

El caracolillo es una fascinante curiosidad dentro de la especie arábiga, la más popular en el Caribe y Latinoamérica. No es una variedad de arbusto sino un grano diferente, especial y que por muchos años se pensó era defectuoso. El grano del café, aunque en nuestra mente siempre lo visualizamos como un solo grano, son dos mitades de grano dentro de una misma “cereza” del árbol y cada uno tiene una parte plana que los une dentro del fruto. El caracolillo se desarrolla en los extremos de las ramas de la planta o en la parte muy alta de esta en las puntas. Por su localización, no consigue la capacidad necesaria para su crecimiento normal y por ende se forma un solo grano más uniforme.

El caracolillo es un grano muy apreciado por ser de paladar maduro, mucho más intenso, concentrado en sabor y que carga mayor acidez al ser un café que recibe más luz y agua de la lluvia. Incluso en el proceso de tueste del grano, le favorece su forma pues logra un tostado más uniforme en el proceso.  Este grano no es muy común y sale en menos de un 10% de probabilidad por lo que es de más cuidado en el proceso de selección de granos y manejo. Por ello es más caro, aunque sea de la misma planta y región. Digamos que son los “hijos especiales” de este árbol que tanto placer aporta en nuestras vidas.

Cuando vuelvas a comprar café, fíjate en todas las variedades y si encuentras caracolillo, ya sabes…¡que no muerde!

 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios