image for El cremoso aguacate

El cremoso aguacate

Creo que si hablas español, conoces el aguacate. ¡Tan rico que es¡, ¿verdad? Yo crecí con un árbol en casa de mis abuelos maternos y otro en casa de mis abuelos paternos. Nunca faltaba en nuestra cocina en una ensalada con aceite de oliva y sal, y en ocasiones lechuga, tomate y cebolla. Mi papá se lo come hasta con pan y pues nada mejor que agregarlo a un “sandwich” de pechuga de pollo o churrasco.

Son una divina fuente de vitamina E, B, fibra, de la grasa buena que siempre necesitamos y hasta tienen el potasio de 2 ó 3 bananas. Por ser tan saludable, es que ahora se están viendo en el mercado aceites de aguacate para usarse en vez del aceite de oliva, e incluso hay estudios que dicen que ayuda a bajar los niveles altos de colesterol; pero, ¡ojo!, pues es alto en calorías.

Hay muchas variedades y de ahí depende su temporada, forma, color, textura y tamaño, pero ninguno pierde su cremoso y delicado sabor. Consume productos frescos y comparte la tradición de la cocina con tu familia y amigos. Sé creativa y adopta las costumbres de otros países, el aguacate se come hasta en un batido o mousse dulce de postre, como lo hacen nuestros amigos de Brasil o hasta en una sopa, ensalada de bacalao, salsa, guacamole o taco, como lo hacen en México y en el Caribe.

La Cocina No Muerde ¡¡¡y el aguacate tampoco!!!

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 

Comentarios