imagen anuncio
 
 
image for Empanadas de calabaza

Empanadas de calabaza

Puras mujeres latinas son las que se unen en esta receta que les traigo hoy. Tres mujeres que decidieron conservar la herencia del sabor de su familia, las recetas memorables de la abuela. Yvette Márquez-Sharpnack, Verónica González-Smith y Evangelina Soza me cuentan que en su casa le dan la bienvenida al otoño con estas ricas empanadas dulces, hechas de calabaza fresca. La calabaza cocinándose a fuego lento con piloncillo, canela y clavos dulces deja una fragancia dulce y terrosa, recordando a todos que el otoño ha llegado. Disfruta de estas sabrosas empanadas:

Relleno de calabaza fresca
Una calabaza de 4 a 5 libras (anaranjada o con rayas)
2 tazas de agua
3 palitos de canela
5 clavos dulces enteros
16 onzas de piloncillo ó 2 tazas de azúcar moreno oscuro prensada

Masa para empanadas
3 tazas de harina
2 cdtas de polvo de hornear
½ cdta de sal
½ taza de manteca vegetal
2 huevos
½ taza de leche
2 cdas de azúcar
1 cdta de canela en polvo (opcional)

Glaseado
Leche evaporada enlatada o clara de huevo
Mezcla de canela y azúcar (1 cdta de canela en polvo mezclada con ¼ taza de azúcar)

Haga el relleno de calabaza:

Corte la calabaza por la mitad y sáquele las semillas. Con una cuchara, raspe y elimine la parte fibrosa (pulpa). Corte la calabaza en rodajas de 3 a 4 pulgadas, sin quitarle la cáscara.

En una olla grande, cocine la calabaza con 2 tazas de agua de 20 a 40 minutos, o hasta que la calabaza esté suave.

Deje enfriar y retire la cáscara de la masa de la calabaza. Elimine la cáscara y maje la calabaza cocinada al vapor con un majador de papas. Cuele el líquido que usó para cocinarla en un bol. Reserve el líquido y ponga el puré de calabaza a un lado.

En la misma olla, ponga el líquido reservado de la calabaza y agregue los palitos de canela y los clavos dulces. Ponga el líquido a hervir y luego retírelo del fuego. Vuelva a poner la tapa y déjelo en infusión durante 30 minutos.

Remueva los palitos de canela y los clavos dulces y agregue el puré de calabaza al líquido. Agregue el piloncillo y déjelo derretir a fuego de medio a bajo sobre el puré de calabaza, moviendo ocasionalmente para que no se queme o se pegue de la olla. El puré de calabaza tomará un color oscuro y el piloncillo lo pondrá más dulce.

Una vez que el piloncillo se haya derretido, reduzca el fuego a bajo y deje cocer destapado hasta que toda el agua se evapore. Retire del fuego y deje que el puré de calabaza se refresque antes de refrigerar, por unos 15 minutos.

Para ayudar a que el puré se cuaje, ponga en el refrigerador por 3 horas o déjelo desde la noche anterior. Si parte del líquido se separa, retírelo con una cuchara antes de usarlo para que el relleno no esté aguado.

Haga la masa para empanadas después de que el relleno se haya enfriado.

Haga la masa para empanadas:

Mezcle los primeros 3 ingredientes secos. Corte la manteca vegetal y agregue; es mejor usar sus manos. Agregue los huevos, la leche, el azúcar y la canela. Continúe amasándola con las manos hasta que la masa esté suave. Divida la masa por la mitad, envuélvala en plástico, y refrigere durante 20 a 30 minutos.

Ensamble y hornee las empanadas:
Precaliente el horno a 350 grados F.

Saque la mitad de la masa y divídala en 12 bolas iguales de masa. En una superficie espolvoreada con harina seca, desenrolle las bolas de masa y haga círculos pequeños.

Ponga una pequeña cantidad de relleno de calabaza en una mitad de los círculos de masa. Moje el borde de abajo del círculo con agua para ayudar a sellar las dos mitades. Doble la masa arriba de la otra para cubrir el relleno y selle los bordes con un tenedor y repita con cada una.

Con una brocha, unte un poco de leche evaporada o clara de huevo en cada empanada, rocíe con la mezcla de canela y azúcar. Pinche la empanada arriba con un tenedor para permitir que el vapor salga mientras se esté horneando.

Rocíe la bandeja para galletitas con espray para cocinar, ponga las empanadas en la bandeja y hornee durante 15 a 20 minutos en la bandeja del medio del horno.

Disfrute de las empanadas tibias o a temperatura ambiente. Refrigere las empanadas horneadas durante unos días. Recaliente en una tostadora u hornee a 350 grados durante 8 minutos.

 

 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios