image for ¡Que rica la papa!

¡Que rica la papa!

Mi relación con la papa data de mis primeros años de vida. Pero, hace poco más de dos años tuvimos un encuentro muy cercano que desató un romance culinario, que al día de hoy, va viento en popa.

Cuando inicié mi cambio a vegetariana acudí a un naturópata -o naturista- en mi tierra natal, Puerto Rico, y estuve comiendo papas de una y mil formas por un mes. Esa dieta, era para desintoxicarme, según me indicó el especialista.

Contrario a la creencia general de que con la papa uno amuenta de peso, bajé apróximadamente unas 10 libras en ese mes. Mi nuevo estilo de vida se debió a un asunto de salud, que ya es cosa del pasado. Pero, aún la papa forma parte de mi dieta. Esta verdura o raíz contiene Vitamina C y B (B2, B6y B12), potasio, fósforo y magnesio, entre otros nutrientes. Además, como tiene almidón y fibra, quedas satisfecho cuando consumes una porción regular. No pienses que esto puede afectar tu peso, con moderación –si la estás combinando con proteínas animales- puede ser un ingrediente eficaz en tu dieta para adelgazar. La papa es fácil de preparar. Algunos prefieren comérsela con la cáscara. Sin embargo, ciertos expertos recomiendan que la laves bien, la hiervas y le quites la cáscara. Así evitas que tenga tierra o algún residuo de los químicos que se le echan a los frutos para conservarlos una vez salen de los huertos.

Lo que es indiscutible es su sabor mágico. Cuando los niños no quieren comer se les dan papas fritas. Pero, debes controlar el consumo de la papa de esta forma y también de las que vienen en bolsa, porque tienen alto contenido de grasa y sodio. Y si las vas a comer así, hazlo con moderación. Recuerda, consultar con tu médico si quieres saber más sobre sus propiedades.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios