imagen anuncio
 
 
image for El mangostán, una fruta milagrosa

El mangostán, una fruta milagrosa

Desde que era pequeña siempre me ha fascinado probar frutas exóticas. Por eso, cuando en una feria en Austin, Texas, Olivia Hernández me ofreció un vasito del jugo de una fruta desconocida para mí, me lo tomé con toda la confianza del mundo. Y no me arrepiento. El jugo de mangostán, una fruta de origen asiático, es un verdadero manjar, con un sabor agridulce parecido al de las uvas y una dulzura similar a la de la frambuesa.

Hasta hace poco tiempo esta fruta se había mantenido casi exclusivamente en su región de origen. La fama que ha alcanzado recientemente en Occidente, sin embargo, no radica tanto en su meloso sabor, si no en las cualidades curativas que se le atribuyen. Los científicos han descubierto docenas de xantones en el mangostán, unos poderosos fitonutrientes que promueven el funcionamiento saludable del cuerpo. También el mangostán, por su alto contenido en antioxidantes, ayuda a combatir el deterioro que causan los radicales libres en el cuerpo.

Desde hace cientos de años, los habitantes del sur de Asia han usado el mangostán en remedios  caseros para prevenir una multitud de enfermedades. Ahora existen montones de testimonios de personas en Occidente que han prevenido los síntomas de condiciones tales como enfermedades del corazón, diabetes, alergias en la piel, artritis, depresión, ansiedad y fatiga, tomando el jugo puro del mangostán. “Con tan sólo una onza diaria del jugo puro de mangostán que envasa Xango, usted puede prevenir muchas enfermedades”, explica Olivia. “Y además tiene un sabor delicicioso”.

Si quieres más información sobre el tema, te recomendamos visitar la página de Xango aquí.

–Corazón Tierra

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios