imagen anuncio
 
 
image for Zoe Saldaña: “Tuve que volver a ser inocente”

Zoe Saldaña: “Tuve que volver a ser inocente”

Por María Cristina Marrero

Cuando escuchamos su voz por primera vez, sentimos que la conocíamos de años. Quizás por su acento tan caribeño o la calidez de su saludo.

Es que Zoe Saldaña nos habló de tú a tú, en español, sin pelos en la lengua y con tono convincente. Con toda la seguridad del mundo, inmediatamente aclaró de dónde viene y quién es. “Soy. I’m just Zoe. Ni un poquito dominicana, ni un poquito puertorriqueña, ni nada de esa tontería”, asegura la protagonista de Avatar, la película que consolida su salto a Hollywood y que hoy es un superéxito de taquilla.

Siempre Mujer – Dices que no eres ni de aquí ni de allá. ¿Entonces?

Zoe Saldaña – Soy lo que tú quieres que sea si así lo necesitas para justificar cualquier inseguridad. Como latina pienso que tenemos que sentirnos muy orgullosos de nuestra herencia. Tendemos a buscar raíces europeas y a rechazar las indígenas y las africanas y eso es un asco, una vergüenza. El latino es una composición de todo. Quiero que mi gente no sea tan insegura, que adoremos lo que somos porque es bello.


SM
Cuéntanos algo de tu personaje en Avatar.
ZS Neytiri fue el personaje más exigente que he hecho en mi carrera y creo que el más difícil que voy a hacer, porque tuve que volver a ser inocente. Sólo cuando pasas tiempo con niños y animales es que te das cuenta y te pones a pensar que la vida para ellos es instantánea. Es no pensar demasiado, solamente ser.



SM Lo dices con mucha seguridad. Como con un nivel de sabiduría.
ZS A mis 31 años, te digo que el 100 por ciento del 150 por ciento total de mi seguridad viene de mi crianza. El otro 50 viene de la vida, de las experiencias, pero todo tiene que ver con “you know what it’s like to be happy being poor?”. Desde que tengo uso de razón, lo único que le he pedido a la vida es ser feliz. Tenga yo dinero o no, voy a estar contenta. Porque sé lo que es ser pobre y lo que es la felicidad cuando no tenía nada [material], pero me sentía como la mujer más rica de la Babilonia, como quien dice.

SM ¿Qué se siente que a tu edad ya hayas hecho películas con directores de la talla de Steven Spielberg (Star Trek) y James Cameron (Avatar)?
ZS Siento que estoy empezando. Me lo repito todos los días. Pero saber que llamo la atención de Spielberg y de Cameron me hace sentir como: “¡Dios!, estoy haciendo algo bien, porque si ellos se están dando cuenta de mí es porque algo de mí está pegando en algún sitio”. Es que me siento muy orgullosa de la originalidad y autentici-dad de Avatar: fue una experiencia tan fascinante para los espectadores como para mí por lo que sentí al filmarla.

SM En Avatar, la noción de la felicidad está muy ligada a la naturaleza. ¿Cuál es tu definición de la felicidad?
ZS Me gusta trabajar. No tengo prejuicios sobre la fama. Lo demás es el precio que tengo que pagar para poder ser feliz actuando. Todo lo que he hecho ha sido por amor al arte, sin enfocarme en algunas cosas que me pueden distraer.

SM ¿Pero, los que llegan a Hollywood no son ricos y famosos?
ZS Para algunos puedo parecer una persona sin aspiraciones por decir esto; pero sin embargo, para mí la única aspiración importante de la vida siempre ha sido ser feliz. Mis últimos once años de actuación me han dado mucha felicidad, pero también te digo que tan pronto sienta que hay un exceso, y que eso me desequilibra la armonía de mi vida, inmediatamente lo dejo todo y no tengo problemas en dedicarme a otra cosa.

SM ¿Tienes un lado masculino?

ZS ¡Demasiado! A mi abuela a veces le decían: “Tu nieta tiene pinta de lesbiana”. Es que mis hermanas y yo nos pasábamos todo el tiempo entre hombres. Éramos muy populares con ellos. Nuestra manera de pensar era masculina.

SM ¿Te interesaría ser madre?
ZS ¡Ay!, sí me interesa, pero puedo tener muchas ideas de la vida, y luego me da mucho miedo. Ya ves que muchas veces las terapeutas y los profesores son excelentes con los hijos de otros y luego en sus mismas casas tienen a los peores niños.

Hoy, Zoe está tan hot (la revista Vogue la nombró It Girl) que nada en su futuro parece poder apagar su llama. Este mes reaparece en Death at a Funeral (con Luke Wilson y Chris Rock) y The Losers, una película de acción que filmó en Puerto Rico. “¡Qué cosa tan rica estar allí por tres meses! Mi mamá fue conmigo y se quedó la mitad de mi viaje. Trabajo duro, pero también disfruto.

Y en las noches nos íbamos a la discoteca”, comenta. “El equilibrio no está en que todos tenemos que trabajar perfecto. El balance es mucho más primitivo” .Y así es ella: primitiva. Porque nada de la fama se le ha subido a la cabeza. “Quiero mantenerme con mucha humildad, dicién-dome y repitiéndome que aunque ya sé algunas cositas de la vida, ¡todavía no sé absolutamente nada!”

¡No te pierdas nuestra edición de abril/mayo donde podrás leer la entrevista completa!

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios