89
0

Come, reza, ama de Elizabeth Gilbert No crean amigas lectoras que descubrí este libro por casualidad durante alguna de mis expediciones a la biblioteca, tampoco, en mi librería favorita donde acostumbro pasar largas horas embobado logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Come, reza, ama de Elizabeth Gilbert

Come, reza, ama de Elizabeth Gilbert

No crean amigas lectoras que descubrí este libro por casualidad durante alguna de mis expediciones a la biblioteca, tampoco, en mi librería favorita donde acostumbro pasar largas horas embobado mirando cientos de títulos nuevos, y anaqueles en perfecto orden que alojan miles de libros que, con solo verlos, me provocan angustia y frustración,  pues sé de antemano que no me alcanzaría la vida para leerlos todos.

Sucede que una  amiga entrañable, quien evita recomendarme cualquier novela  porque dice que leo como escritor en vez de disfrutar la cadencia de la prosa de los autores, me repitió el,  “Eat, pray, love,” no menos de cinco veces sin atinar qué me decía. Al mencionar; – Julia Roberts y Javier Bardem, actúan en la película,- sonreí, supe dónde encontrar el título: Google, para resolver enigmas.

Leí primero, la traducción de la novela al español, y luego en inglés tal como la escribió, Elizabeth Gilbert.  Sin preferencia por ninguna de las dos versiones, debo compartirles que ha sido una de las lecturas más deliciosas de muchos meses.

Imagínate a una mujer exitosa, profesionista de 36 años,  lamiéndose las heridas causadas por un divorcio devastador, se involucra en un affaire que termina por romperle el corazón de por si deshilachado.  Durante un momento luminoso se propone encontrar el equilibrio de cuerpo, mente y espíritu, antes que caer  en un  pozo de infelicidad.

Desde su natal Nueva York, decide recorrer Italia, donde aprende la sensualidad del buen comer, disfruta de las largas conversaciones de sobremesa y la compañía de jóvenes apuestos para compartir el lecho o la posibilidad de rechazarlos sin remordimiento.  En la India, un yogui le enseña a conciliar la mente con el  espíritu. Richard el Vaquero un personaje pintoresco, ex junkie y borracho, le regresa la confianza como mujer y a aceptar a las personas como son; con virtudes y defectos.

Segura de si misma con la serenidad que le proporciona la paz interior decide irse después de unos meses en Indonesia a Bali, a pasar la Navidad y el Año Nuevo con viejos amigos, a donde arriba tan solo a dos horas de ocurrir el tsunami que tantos estragos causó en el sureste de Asia, por dicha a Bali no la tocó.

La vida interior de la protagonista es un espejo donde sus reflejos abarca a los nuestros,  por eso  la  prosa  casi poética y muchas veces filosófica nos sumerge en los colores de los diferentes países que visita, los aromas los percibimos como si estuviéramos compartiendo la mesa con la protagonista, nos acongojamos, reímos y lloramos a su lado. De tal sensibilidad es este “diario de viaje,” conformado de 108 cuentos en tres capítulos de 36 cada uno. Los 108 cuentos se refieren al numero de tres dígitos perfecto, que sumados hacen nueve y a su vez, 9, es tres veces tres, tres es el símbolo de la Trinidad.

 
 
89
0

Come, reza, ama de Elizabeth Gilbert No crean amigas lectoras que descubrí este libro por casualidad durante alguna de mis expediciones a la biblioteca, tampoco, en mi librería favorita donde acostumbro pasar largas horas embobado logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 

Comentarios