image for Contra la violencia doméstica: reautorización de la Ley de VAWA

Contra la violencia doméstica: reautorización de la Ley de VAWA

La Ley de Violencia Contra la Mujer (VAWA) fue establecido en 1994 como resultado de los esfuerzos del senador Biden y un gran apoyo por parte del Congreso de los Estados Unidos. Esta ley ha incrementado las opciones para las víctimas de violencia doméstica, combinando esfuerzos y recursos nacionales y estatales para luchar contra este tipo de abuso. Durante su reautorización en el 2005 la ley expandió su cobertura a una nueva sección dedicada a la protección de mujeres indígenas nativas del territorio estadounidense, así como mujeres inmigrantes.

Desde su institución, la VAWA ha sido una de las piezas más importantes y efectivas de la legislación federal en la lucha contra la violencia doméstica. Sus revalorizaciones del 2000 y 2005 que incluyeron el “Latina Portrait” hizo un énfasis espacial en cómo la violencia doméstica afecta a las mujeres inmigrantes y las latinas de forma diferente.

Muchas veces las latinas inmigrantes no saben que la violencia doméstica es considerada un delito, y en muchos casos aun sabiéndolo su estatus migratorio hace que se mantengan lejos de presentar ningún tipo de demanda por miedo a ser deportadas. Según datos de la organización Mujeres Latinas en Acción sólo el 50 por ciento de las latinas víctimas de abuso terminan reportando sus casos frente a las autoridades. La VAWA reconoce que los victimarios de estas mujeres hacen uso de su estatus migratorio como herramientas de manipulación y control. Por lo mismo la ley permite que las mujeres casadas con ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes puedan solicitar su residencia individualmente (o con sus hijos) si son víctimas de violencia doméstica.

A pesar de tener una demostrada efectividad, los esfuerzos para la reautorización de la VAWA en el 2012 ha encontrado barreras políticas. Dos versiones diferentes de la reautorización fueron presentadas al Senado y la Cámara de Representantes, la segunda deja por fuera puntos importantes previamente aprobados por la primera que finalmente dejarían sin apoyo a las mujeres inmigrantes víctimas de violencia doméstica. Actualmente la legislación espera contar con el apoyo del Congreso para una versión final de la VAWA que continúe protegiendo los casos de inmigrantes maltratadas. Para esta y futuras reautorizaciones es importante que VAWA permanezca como un elemento bipartita que luche por los derechos de las mujeres víctimas de la violencia doméstica y continúe la concienciación sobre esta forma de abuso, contando con el apoyo de los entes gubernamentales.

 
Foto: iStockphoto
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios