imagen anuncio
 
 
image for Daniel Radcliffe, de Harry Potter a Broadway

Daniel Radcliffe, de Harry Potter a Broadway

La transición de estrella infantil a actriz o actor de carácter resulta en la mayoría de los casos una jornada tan ardua como el pronóstico de éxito limitado. Los ejemplos contrarios son raros, fugaces.

Elizabeth Taylor a los 12 años se hizo famosa por su participación en el film National Velvet (1944), si no hubiese filmado “El padre de la novia” en 1950, a los 18 años, nunca habría saltado rumbo a la gloria, que traducida en términos artísticos significa permanencia en el gusto del público. El resto es historia. Cleopatra en 1963, más otros diez títulos previos hasta llegar a la culminación de su carrera con ¿Quién le teme a Virginia Wolf?, en 1961. Como reconocimiento a su calidad histriónica recibió, en dos ocasiones, el Oscar de la Academia Americana de Cinematografía, las Artes y las Ciencias.

Mickey Rooney comenzó desde muy temprana edad, antes de los 10 años, una de las carreras más largas en la historia con 80 años de actividad artística. Él se convirtió en súper estrella con la serie de películas Andy Hardy de 1937 hasta 1957, después haría innumerables filmes en papeles secundarios, incluso tuvo su propio show de televisión.

Otras memorables estrellas infantiles que trascendieron son Natalie Wood, y el Rey del Pop, Michael Jackson, que a los 6 años ya era “pro” en el grupo musical los Jackson 5 acompañado por sus hermanos mayores. A los 11 se inició como solista. Después de Thriller e innumerables éxitos y escándalos personales se mantiene el brillo de su estrella en la constelación de los inolvidables.

Daniel Radcliffe es el ejemplo actual de transición tersa. Artista infantil, megaestrella juvenil, actor de carácter, que ha revelado su intención de escribir guiones y dirigir cine o teatro. Antes de la legendaria serie HP 7 donde protagonizó a Harry Potter, Daniel ya había dado vida a otros personajes. En “El sastre de Panamá” a Mark Pandel en 2001,  a “David Copperfield” en la versión para el canal de televisión BBC One, y también apareció en otras producciones como December Boys y My Boy Jack. Para desencasillarse de Harry Potter, interpretó al perturbado Alan Strang en la obra teatral Equus, que le ha reportado grandes elogios por la crítica de Londres y Nueva York.

Actualmente, deleita al público en el musical de Broadway: “Cómo triunfar en los negocios sin proponérselo”, interpretando al limpiacristales J.P. Finch, y en 2012 estrenará su primera película posterior a HP: The Woman in Black.

 

Foto: Getty Images

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios