image for Así era el español que murió al enfrentarse a los terroristas de Londres con su monopatín

Así era el español que murió al enfrentarse a los terroristas de Londres con su monopatín

Ignacio Echeverría era un joven español de 37 años, residente en Londres, que se encontraba con su grupo de amigos y su monopatín por los alrededores del puente de Londres, justo en el momento en el que los tres terroristas estaban apuñalando a una mujer.

El joven, que trabajaba para el banco HSBC, no lo dudó y reaccionó golpeando con su monopatín a los tres atacantes, que se protegían de los golpes, hasta que consiguieron darle una puñalada que acabó con su vida, según el relato de uno de los amigos, Guillermo, que huyó del lugar cuando uno de los terroristas se dirigía hacia él.

 

Ante este hecho tan heroico, muchas han sido las muestras de respeto y admiración que han surgido para recordar su valentía y apoyar a la familia en estos duros momentos.

 

 

 

Toda la familia de Ignacio Echeverría está muy agradecida a los amigos de su hijo, jóvenes a los que conoció hace un año, con los que compartía su afición por el skate y a los que ya consideran parte de su familia. Su padre se ha puesto en contacto con Informativos Telecinco y ha enviado el siguiente texto:

“Buenos días, soy el padre de Ignacio Echeverría. Tengo el atrevimiento de pediros, por favor, que escribáis algo sobre los amigos de mi hijo que intentaron buscarlo y socorrerlo el día del atentado. Sus nombres son Guillermo y Javi. Los dos intentaron socorrer a Ignacio. La policía les impidió acercarse. Su angustia era inmensa. Luego, pasaron toda la noche buscándole; informando a la policía y al consulado de su desaparición. Y al día siguiente, sin dormir, fueron a los hospitales en busca de Ignacio. Al no dejarles entrar, pensaron que su hermana lo tendría más fácil. No pararon hasta que encontraron a mi hija Isabel y le informaron de los hechos y de su labor de búsqueda por los hospitales. Después de esto tienen una sensación de culpa y de rechazo muy injusta porque su generosidad y entrega y el valor de intentar entrar en la escena del crimen una vez conocida la maldad de los agresores les hace merecer el máximo respeto y admiración. Todo mi agradecimiento y anhelo de que estos jóvenes reciban el reconocimiento y trato que se merecen. Muchas gracias”.

Descansa en paz, Ignacio.

Screen Shot 2017-06-08 at 10.33.20 AM

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios