imagen anuncio
 
 
image for La isla de los amores infinitos, de Daína Chaviano

La isla de los amores infinitos, de Daína Chaviano

Amelia, la anciana misteriosa, frecuenta un bar en Miami que evoca la época gloriosa de la Cuba antes de Castro, la del actual régimen y los años de esplendor cuando fuera colonia española.

Amelia, siempre sentada en el mismo banquillo en la penumbra del salón cargado de energía, establece amistad con lo que pareciese su alma gemela o la mera necesidad de despejarle las incógnitas de su pasado, con Cecilia, la atribulada joven periodista.

El árbol genealógico de Amelia nos traslada a Cantón, en la China de 1846 y al Reino de Ifeé, actual Nigeria, en África durante 1850. De este complejo tronco de antepasados familiares llega a la vida en La Habana en 1926.

Al calor de los Martinis, como testigos pegadas en la pared las fotos de los monstruos sagrados de la música tropical, Benny More, Rita Montaner, el grandioso Ernesto Lecuona, el más universal de los compositores cubanos, y sin faltar, Bola de Nieve, Amelia va desgajando su historia, desde aquella tarde de 1994 cuando decidió nunca más regresar a la vieja Habana, remontándose hasta los lejanos años veinte en la exuberancia de la isla donde principió a ser mujer.

Cecilia, embelesada por la narración, procura asistir cada día al emblemático bar. La primera vez, cuando conoció a Amelia, iba con sus queridos amigos, Freddy y La Lupe, igual a la famosa cantante cubana Lupe Victoria Yoli Raymond, quien falleciera en Nueva York en 1992.

Freddy en realidad se llama Facundo y Laureano, La Lupe. Ambos hacen el papel de hermanos de Cecilia sin ser sus hermanos, le despejan la soltería y la acompañan a todas partes, excepto a sus encuentros secretos con Amelia.

El editor del diario donde colabora Cecilia la convence muy a su pesar de investigar el tema de la “casa que desaparece”. El reportaje en acción le revive su nostalgia por Cuba, las narraciones de Amelia, el suicidio en Cantón, el abuso a antepasado mujer en África, sumados a las peripecias a las que se someten los personajes, hacen de esta saga familiar un andamiaje de amores, misterios, remembranzas y sublimes pasiones.

Daína Chaviano nació en La Habana, es autora de Los mundos que amo, Fábulas de una abuela extraterrestre, País de dragones y El abrevadero de los dinosaurios. Ganadora de Medalla de Oro en el certamen Florida Book Awards 2007, por La isla de los amores infinitos, traducida a 20 idiomas.

Cultiva con éxito el género de ciencia-ficción y fantasía. Independientemente del éxito literario, descubrir su trabajo ha sido una de las sorpresas más gratas del 2011, se la recomiendo con la certeza de que su obra le apasionará al igual que a mí.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios