imagen anuncio
 
 
image for Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson

Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson

Para Gabriel Núñez Urquiza, quien me descubrió el mundo fascinante de Milenio.

Los hombres que no amaban a las mujeres es el título de la traducción de la popular novela The Girl with the Dragon Tattoo. Sin embargo, la traducción literal del sueco al español, Män som hatar kvinnor, es Los hombres odian a las mujeres.

A esta narración de la trilogía denominada Milenio le siguen La chica que soñaba con una cerilla y un galón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire.

Milenio se tradujo a varios idiomas y el autor fue el primero en vender por Kindle más de un millón de libros. Ante el inusitado éxito literario, se llevó al cine la versión de Los hombres que no amaban a las mujeres (The Girl with the Dragon Tattoo).

La primera puesta la realizó el director Niels Arden Oplev, con los actores suecos Michael Nyqvist y Noomi Rapace en los papeles protagónicos.
El éxito de taquilla en Suecia y Dinamarca obligó a los productores a continuar la versión de las otras dos novelas como continuación de la trilogía criminal.

Para el público anglosajón, recién se estrenó una nueva versión en los Estados Unidos, llevando como protagonista a Daniel Craig y a Rooney Mara, dirigida por David Fincher.

Me resulta complicado qué sugerirles a los lectores, si leer primero la versión en español de la novela, Los hombres que no amaban a las mujeres, o en inglés, The Girl with the Dragon Tattoo, o invitarlos a ver la adaptación cinematográfica.

La historia trata de una hacker de 24 años, Lisbeth Salander, anoréxica, con síndrome de Asperger (trastornos autísticos), con dificultad para interrelacionarse con los demás, con problemas de comunicación y que por una extraña razón decidió tatuarse y hacerse piercing en diferentes partes del cuerpo.

Ella, junto con el periodista de finanzas Carl Mikael Blomkvist, se dan a la tarea de resolver la enigmática desaparición hace 36 años de la nieta del viejo Henrik Vanger, un millonario industrial, quien durante todo ese periodo cada día de su cumpleaños recibe por correo una flor enmarcada, igual como lo solía hacer la nieta antes de esfumarse sin dejar rastro.

La novela también retrata con gran sensibilidad los problemas sociales del entorno, negocios turbios, casos de corrupción policiaca, de violaciones a hombres y mujeres, cuadros escénicos fuertes que dibujan crudamente el presente de esa región del mundo.

La traducción al español de la novela es extraordinaria, de la versión al inglés omito la opinión pues no hablo sueco. Sin embargo, el texto es intrigante y entretenido.

Las dos versiones cinematográficas las vi, sin parecerse en nada la una a la otra, excepto por la historia común. Las producciones son contrastantes, el cine europeo en relación con el norteamericano; por supuesto, vale la pena verlas.

Dicho lo anterior, el lector adivina con certeza mi predilección por esta novela y la trilogía del Milenio. Deseo que las disfrute tanto como yo.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios