image for Promesas sobre inmigración

Promesas sobre inmigración

En Lake Buena Vista en la Florida, el 21 de junio pasado el candidato a la presidencia por el partido republicano, Mitt Romney, habló en la conferencia anual de la asociación de latinos con cargos de elección popular y funcionarios designados, mejor conocida como NALEO por sus siglas en inglés (National Association of Latino Elected and Appointed Officials).

En esta ocasión el tono del candidato Romney fue mesurado, contrario a su postura durante las primarias republicanas cuando votó en contra del Dream Act y estuvo a favor de la autodeportación.

El Dream Act se refiere al “proyecto legislativo bipartidista, que daría el camino a la ciudadanía estadounidense a estudiantes no documentados, que hubiesen llegado al país siendo menores de edad.”

La autodeportación es una iniciativa en donde se invita a los 11 millones de no documentados a abandonar los Estados Unidos para que en su país de origen gestionen, ante las embajadas norteamericanas, el tipo de visa para internarse y permanecer legalmente.

Ante los líderes latinos de NALEO, Mitt Romney prometió:

• Un acuerdo de largo plazo en cuanto a la política inmigratoria.
• En el corto plazo atenuar la situación de los inmigrantes. Sin especificar de cuáles inmigrantes se trata; ¿quiénes poseen permanencia legal? ¿O los 11 millones de no documentados?

La posición del candidato republicano es para contrarrestar la orden ejecutiva del presidente demócrata Barack Obama, conocida como Dreamers que evita la deportación de menores de 30 años de edad y, que hubiesen llegado antes de cumplir los 16 años como no documentados.
La oficina de seguridad nacional la pondrá en vigor dentro de 60 días. Se beneficiarán aproximadamente 800 mil jóvenes no documentados.

Las condiciones son:

• Que haya ingresado al país siendo menor de 16 años
• Que haya vivido aquí 5 años consecutivos
• Sin antecedentes penales, y de haber cometido algún delito menor, el caso se estudiará.
• Estar estudiando o haber acudido a la secundaria y la preparatoria
• Prestar servicio en las fuerzas armadas

Ellos tendrán la posibilidad a obtener un permiso de trabajo por 2 años, renovable, aunque no les da derecho a obtener la ciudadanía.
Los jóvenes deben recurrir a la oficina local de servicios de inmigración para solicitar su nuevo estatus, pagar el costo del procedimiento y, en caso de ser aprobada, entonces, obtener el permiso de trabajo.

Es importante señalar que acogerse a este procedimiento no es obligatorio, ni este ha sido establecido como una ley, se trata de una propuesta que de ser finalmente instaurada daría a cada quien la opción de evaluarla de acuerdo con su necesidad.

 
Foto: iStockphoto
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios