image for Tu fin de semana: desde Barcelona, con amor (y un regalo para ti)

Tu fin de semana: desde Barcelona, con amor (y un regalo para ti)

  

Ya habrás notado que pocas cosas inspiran mis fines de semana como los logros creativos de las mujeres. Realmente somos lo máximo, siempre creando, reinventándonos, cruzando fronteras con nuestras ideas y nuestros mensajes para le mundo.

Hoy me enorgullezco en presentarte a una nueva amiga. Se llama Daniela Violi y la conocí a través de sus dibujos. Como mis amistades saben que trabajo como editora (uno de los muchos trabajos “freelance” que hacen que mi madre pregunte que cuándo voy a conseguir un trabajo serio), siempre me están enviando el próximo “bestseller” que mis jefes no tendrán más opción que publicar. Así fue como una amiga me hizo llegar un libro sobre mandalas para niñas, ilustrado por una joven colombiana residente en Barcelona. Quedé fascinada con ella y con su arte. Le escribí pidiéndole que me enviara un regalo para mis amigas de Charlablog, una imagen hermosa que pudieran imprimir para inspirar sus fines de semana, ¡y lo hizo! Aquí tienes la carta que me hizo volar. Para bajar la imagen diseñada por Daniela especialmente para ti, sólo tienes que dejar tu comentario aquí. El sistema me enviará tu dirección de correo electrónico y a “vuelta de correo”, te enviaré un link para que descargues la imagen de Daniela. ¡Qué la disfrutes!


Soy Daniela Violi; hija de inmigrantes italianos, nacida en Barranquilla, Colombia. Hace cinco años vivo en Barcelonaporque siempre he intentado seguir los llamados del alma. Mi slogan es “vive con los pies en la tierra y las manos entre las estrellas”. Me dedico al color, a las letras, a sacudir el cerebro para descubrir nuestros talentos, a acompañar personas de todas las edades en su camino creativo, a disfrutar de este mundo, a ser feliz. Acabo de sacar mi libro de mandalas, “Princesas para princesas”y suspiro con una sonrisa entre los labios cuando veo la magia que nos regalan los mandalas cuando los acariciamos con los colores. Nos recuerdan la importancia de estar centrados, o al menos de intentar estarlo- y de observar siempre a nuestro alrededor… 360 grados de vida danzan ante nuestros sentidos. Elaboré algunos de ellos en mis fines de semana de otoño. Por pasión; no por trabajo. El resultado fue este libro. Le saco el jugo a los sábados y domingos. Nunca son iguales y esta “incertidumbre segura” enriquece mi alma. Tengo unos lienzos guardados listos para ser pintados, un caballete plegable y mis tubos de colores. El verano pasado abría el caballete y pintaba en mi terraza barcelonesa. Las gaviotas pasaban a cada rato para curiosear lo que hacía. Mi cuadro favorito se llama “Órdago”. Tengo un grupo de amigos -la mayoría catalanes, excepto una inglesa, unos argentinos, dos norteamericanos y yo- y cada dos domingos al caer la tarde, nos sentamos en una enorme sala de la casa de Carol y hablamos, hablamos y hablamos.  Nos autodenominamos “el grupet” que en catalán significa “grupito”, pero de grupito tenemos más bien poco. Grandes personas, grandes ideas. Otras veces me subo al Barrio de Gracia y bailo tango. Otra gran pasión. Participo de una milonga, me pongo mis tacones negros de 10 cm, un vestido porque el tango se baila con vestido, y las horas se me pasan volando entre notas musicales, coordinar los pasos con “El Flaco” y el mate. Gardel sonríe desde el Cielo. Durante un tiempo tuve una columna de género en una revista multicultural. Se llamaba “el amor en tiempos de Barcelona” y a lo Carrie versión catalana, hablaba de “Big”,de los sueños, las perspectivas múltiples de mis amigas y de los Manhattans. Esperaba el fin de semana, sereno y silencioso, para sentarme en mi ático frente a mi Mac y teclear. Me encantó la experiencia. Very chic. A mis uñas, mi pelo y piel también les dedico su momento de Gloria. Me tomo un rato de la mañana de uno de los dos días y los mimo. Los lunes, por supuesto, me siento como una diosa. Y para acabar, están los cafés. El café donde uno se encuentra con la amiga cantautora que no veía hace tiempo, el escritor que me hace soñar, los viajantes que pasan por la ciudad y nos contamos en una hora lo que ha pasado con nuestras vidas en cinco años, los amigos nuevos, los antiguos, amigos todos, amistad divino tesoro… A ese café también llega él. Entonces recuerdo esa frase que leí una vez en Roma frente al Panteón: “L’uomo deve essere come il caffé: buono, forte e caldo”. Y el domingo se funde con el lunes.
 

Anjanette Delgado es la autora de la novela La píldora del mal amor (The Heartbreak Pill, Atria Books) y del blog, The Wise Latina Woman Blog (www.thewiselatinawomanblog.com).

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios