172
0

Volver a morir, de Rosana Ubanell La prematura muerte de Ernesto Rocamor sobrecogió a Genoveva. El joven veterinario con quien cuatro días atrás mantenía encendida la llama de la pasión, sin motivo alguno se iba para siempre de logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Volver a morir, de Rosana Ubanell

Volver a morir, de Rosana Ubanell

La prematura muerte de Ernesto Rocamor sobrecogió a Genoveva. El joven veterinario con quien cuatro días atrás mantenía encendida la llama de la pasión, sin motivo alguno se iba para siempre de su lado. Cómo olvidarlo, si la vida la colmaba de dicha, y ahora, el futuro común se desvanecía sin aviso previo.

¿Qué recelo abrigaba el sexto sentido de Genoveva, para contratar los servicios de Nelson Montero, un sagaz investigador privado para  ahondar en el pasado de Ernesto?

Nelson Montero y su colega Teo Osorio forman una pareja de investigadores peculiar, liderada siempre por Nelson quien pareciera, por su lenguaje coloquial regional, proveniente de un origen de poca monta, que para el fin de la investigación carece de importancia. Lo relevante del par es la astucia y el conocimiento con que se desenvuelven dentro del andamiaje de ese círculo invisible inserto en la sociedad cubanoamericana, que conoce los dimes y diretes de los integrantes, al que solo accede quien participa en él.

La habilidad de Teo para recabar información electrónica, sea confidencial o no, resulta el complemento perfecto a las indagaciones que procura Nelson no solo en Miami, sino también en la ciudad de México con ramificaciones hasta la dictadura del general Videla en Argentina.

 
Páginas: [ 1 ] [ 2 ]
 
172
0

Volver a morir, de Rosana Ubanell La prematura muerte de Ernesto Rocamor sobrecogió a Genoveva. El joven veterinario con quien cuatro días atrás mantenía encendida la llama de la pasión, sin motivo alguno se iba para siempre de logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios