imagen anuncio
 
 
image for ¿Cuánto dejar de propina?

¿Cuánto dejar de propina?

La propina, ese “agasajo que sobre el precio convenido y como muestra de satisfacción se da por algún servicio”, según el diccionario de la Real Academia, está presente en muchos países, pero su interpretación y ejecución varían mucho de una cultura a otra.

Mientras en Estados Unidos dejar propina se considera prácticamente obligatorio, en España es tan opcional que casi no se practica y en Japón puede llegar a ser ofensivo. Luego está la cantidad o el por ciento determinado que se estila dejar por un servicio, en dependencia de la generosidad de la persona, la calidad de la atención recibida, y la necesidad que tenemos aquellos, entre los que me incluyo, de recurrir a las prehistóricas tablitas de propina o a los modernos apps para teléfonos inteligentes cuando llega la cuenta en un restaurante.

Es complicado saber cuánto dejar en cada ocasión, sobre todo en las salidas en familia cuando todo tiende a ser “en cantidades industriales”. Por eso siempre busco consejos sobre el arte de dar propinas, para no quedarme por debajo, pero tampoco dar demasiado. Estos son algunos tips on tips:

• La propina de los restaurantes se calcula en base a la cantidad antes de los impuestos.
• Los meseros prefieren la propina en efectivo, en lugar de agregada a la factura de la tarjeta de crédito.
• Presta atención a las cuentas en los restaurantes, sobre todo cuando se trata de una familia o un grupo grande, cuando a veces la propina ya está incluida.
• Las propinas a las personas que limpian las habitaciones de los hoteles se deben dejar en una mesa u otro mueble, preferiblemente en un sobre. Dejar la propina en la mesa de noche puede tener interpretaciones de servicios sexuales. La propina debe darse diariamente, porque no siempre son las mismas personas las que atienden la habitación.
• En el salón de belleza se aconseja dejarle el 20% del importe a tu estilista.
• Cuando planifiques un viaje, lee sobre las costumbres del lugar con relación a las propinas. Un poco de preparación te ahorrará muchos momentos de vergüenza.

Por último, recuerda que al final es tu dinero y debes ser tú quien tome la decisión: si estás insatisfecha con el servicio, tienes todo el derecho a reducir o eliminar la propina y olvidarte de lo que piensen.

Foto: Hemera

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios